Gente de casa

Lola Bernal. a sus 72 años ha escrito un libro sobre alimentación

"Conocemos muchas cosas, salvo qué debemos comer"

Valorar:
Visto 118 veces
preload

06-11-2015

Autoficha
Me llamo Lola Bernal Martínez. Nací en Murcia en 1936. Sólo cursé estudios secundarios porque no me gustaba estar bajo el mando de los profesores; decían que yo sabía más que ellos, que era superdotada, y yo no sabía nada. He sido diseñadora de modas, pianista, escultora y ahora me ha dado por escribir. Desde hace 20 años resido en Ciutadella.

Gerard Quevedo    Ciutadella
¿Cómo le ha venido la vena de escritora?
La he heredado de mi abuela. Ella sabía escribir y leía mucho. Tenía un libro de Hipócrates y solía contarme su contenido, referido básicamente a los alimentos.

¿A los alimentos?
Sí, especialmente a cuáles no deben comerse nunca juntos, como, por ejemplo el queso y el tomate, porque pueden dañarte el pancreas. O, también, que no hay que tomar huevos por la noche, aunque puedes digerirlos comiendo rábanos Yo no lo he olvidado nunca y toda mi vida ha venido gente a preguntarme qué debían hacer para engordar o adelgazar un par de kilos Al final me decían que tenía que escribir un libro y en siete meses me puse manos a la obra.

¿Y en qué se basa su libro?
En la trofoterapia, que es la ciencia que estudia los alimentos y que yo aprendí del profesor Nicolás Capó, de Barcelona. Yo lo he titulado "Regenera tus células; si quieres, puedes". Se basa en la doctrina de Hipócrates, que decía "que tus alimentos sean tus medicinas y tus medicinas tus alimentos". Y Cervantes aseguraba que "la salud de todo el cuerpo se fragua en las oficinas del estómago". Yo no entiendo cómo el ser humano, con todo lo que sabe, no conoce qué alimentos debe tomar.

¿Tan ignorantes somos en materia nutritiva?
Es que no somos todos iguales. Unos somos magnéticos y otros eléctricos, y debemos comer cosas distintas. Y las personas eléctricas son obesas porque no conocen la alimentación. Están pegados a la tierra y deberían comer lo que da la tierra y, especialmente, crudo.  En cambio, las magnéticas, suelen ser delgadas, más de aire y les gusta mucho la fruta. Lo más peligroso son las mezclas. Deberíamos "atiborrarnos" de una sola cosa. Fíjese en los caballos de raza, o en los pajaritos. Los primeros conservan su belleza y los segundos su movilidad porque comen solamente lo que deben comer.

¿Todo esto no va en contra de la endocrinología, que es una rama de la medicina?
No, qué va, y pueden complementarse perfectamente, porque la medicina endocrinológica clásica quita los sufrimientos, pero con la trofoterapia se evitan esos sufrimientos.

La trofoterapia le ha hecho a usted escribir también un cuento, ¿verdad?
En efecto. Se titula "Un cuento para mi abuela". Ya, sabe, lo normal es que las abuelas relaten cuentos a sus nietos, pero en mi historia sucede a la inversa. Es la nieta Tara quien le recomienda a su abuela lo que ésta debe comer para estar bien y llega a convencerla de que debe probarlo y de que todavía tiene tiempo para poder ayudar a otras personas a llevar una alimentación sana.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.