El Ayuntamiento ha pedido disculpas a los afectados mediante una nota de prensa

El centro de Maó se queda seis horas sin luz por una avería en el Principal

El desbordamiento de una cisterna del teatro afecta a un transformador de GESA y obliga a cortar el suministro eléctrico a 271 vecinos y comerciantes durante toda la mañana

Valorar:
Visto 8 veces
preload

Aparatoso. Los bomberos tuvieron que intervenir para bombear el agua de la cisterna, y del sótano de una vivienda colindante que se inundó

06-11-2015

LL.A.C.     Maó
Los vecinos dicen que oyeron hasta cuatro explosiones en plena madrugada. La boya que regula el nivel de agua de una cisterna del Teatre Principal se rompió, y al no haber ningún mecanismo que impidiera que el líquido siguiera subiendo, el agua rebosó y se acumuló hasta entrar en contacto con un transformador eléctrico situado junto al teatro.

Eso obligó a la compañía GESA a desconectar el suministro eléctrico de 271 clientes a las 7.26 horas. Comercios y casas de la calle Hannover, Sant Jordi, carrer Nou, costa Deyà, carrer de l'Àngel y Ses Moreres se quedaron sin suministro eléctrico. "Es la peor hora para quedarnos sin electricidad, pues es el momento en que servimos todos los desayunos, y en esta época del año, esta suele ser toda la recaudación de un día", explica el responsable de un bar afectado. Este local permaneció abierto a pesar del corte de luz, pero otros corrieron peor suerte.

Bancos y cajas cerraron sus puertas. De hecho, algunos ni siquiera abrieron, ya que al llegar a su sede vieron que no existía suministro eléctrico. Ni ordenadores, ni teléfonos, ni pagos mediante tarjeta de crédito., ni cajeros automáticos. "Así es imposible atender a los clientes", afirmaba una trabajadora de una entidad financiera.

CULPA AJENA
La compañía eléctrica GESA alega que, en esta ocasión, la avería en el suministro eléctrico se ha generado por causas ajenas a ellos. "Ha sido un error provocado por terceros, en el que nosotros no podíamos hacer nada más que cortar el suministro para evitar males mayores", explica el portavoz de la compañía Joan Mayans.
De hecho, Mayans recuerda que fue necesaria la intervención de los bomberos para arreglar la avería. Unos bomberos que tuvieron que actuar también en el sótano de una vivienda colindante con la zona inundada. Su propietario asegura que se le acumularon unos 60 centímetros de agua, "y ahora toca evaluar los daños causados", dice.

Una comerciante afectada entiende que la avería esté causada por otra avería, pero considera que GESA hubiera podido hacer algo más para evitar dejar sin electricidad a los comercios. "Hemos estado muchas horas sin luz, y creo que la compañía eléctrica pudiera haber habilitado un generador eléctrico para aportarnos corriente", asegura. En una panadería, el corte de luz provocó que los operarios retrasaran la producción del pan y, por lo tanto, acabaron más tarde su trabajo. "Los productos que teníamos en la nevera los hemos salvado por los pelos", dice la dependienta.

A través de una nota de prensa, el Ayuntamiento de Maó ha pedido disculpas a todos los afectados. Mientras, ayer por la mañana una óptica vivía la paradójica situación de intentar arreglar la vista de sus clientes a oscuras.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.