Vecinos de Manlleu solicitan parte de la herencia de Juan Ignacio Balada

El grupo arguye que una fracción del patrimonio procede de su tío Bartomeu Llabrés, médico del municipio catalán, y que al morir dejó a su sobrino algunas propiedades

| Maó |

Valorar:

La decisión de Juan Ignacio Balada de dejar la herencia a los Príncipes de Asturias, a sus hijos y sobrinos, ha motivado a instituciones, administraciones y colectivos diversos a solicitar a la Casa Real que se les tenga en consideración a la hora de destinar los bienes. Si ya no eran pocos los peticionarios, ahora se amplían las fronteras y en este caso es el pueblo de Manlleu quien se ha interesado por recibir parte del legado del multimillonario ciutadellenc.

La causa que ha desencadenado la solicitud se encuentra en el médico de Manlleu durante 40 años, Bartomeu Llabrés, y a su vez tío de Juan Ignacio Balada.

Según apunta "El Periódico de Catalunya", Llabrés murió en 1991 soltero y sin descendencia. El doctor dejó en herencia a su sobrino y a su hermana María una casa situada en la calle de Enric Delaris de Manlleu y la finca Mas Cors ubicada en Gurb. Estas propiedades fueron vendidas posteriormente por los herederos de Bartomeu Llabrés, motivo por el que no forman parte de la herencia legada por Balada a los Príncipes de Asturias.

A pesar de ello, un grupo de vecinos entienden que si una porción del patrimonio que el multimillonario de Ciutadella acumuló durante su vida procede del municipio catalán, el pueblo también debe beneficiarse y es por ello que ha decidido movilizarse.

Un grupo de vecinos ha impulsado una campaña a través de la red social Facebook para reclamar parte de los beneficios y que hasta el momento ya recibido 337 adhesiones.

Los principales impulsores de esta demanda han sido Ramona Claperols y Agustí Palomares quienes arguyen, según recoge la publicación catalana, "que el patrimonio de Balada procede de las visitas médicas que pagaban los vecinos del pueblo". Añaden que Llabrés era un gran aficionado al teatro, razón por la que el colectivo pide a la Casa Real que una aportación de la herencia de Balada permitiría finalizar la construcción del teatro que, por falta de presupuesto no se ha podido inaugurar. Resaltan que "ya se ha construido la primera fase del equipamiento aunque aún son necesarios cuatro millones de euros para poder dar continuidad a las obras". Estos motivos han sido las causas que han motivado a la junta del teatro a enviar una carta a los Príncipes de Asturias solicitando consideración ante esta demanda poblacional. El grupo vecinal también ha iniciado una compaña paralela de recogida de firmas.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.