Terrenos. La finca de Alaior fue adquirida en diciembre de 2006 por la sociedad de la familia Urtasun, con sede en San Sebastián, y la plantación de vides se inició en 2007 - Javier

Los propietarios de la finca de Torralbenc Vell, en Alaior, pretenden seguir adelante con la producción vinícola en los terrenos y con un nuevo proyecto de recuperación del ''lloc' mediante la construcción de unas bodegas. Fuentes próximas a los promotores, la sociedad Bodegas Torralbenc Vell S.L., han señalado que los contactos con el Consell insular, en concreto con los responsables del departamento de Economía y Agricultura, se han mantenido y que la pasada semana tuvo lugar un encuentro, en la sede de la institución, al que asistieron, entre otros, la consellera Antònia Allès, y uno de los técnicos del área, José María Mir. En la reunión no estuvo presente el presidente del Consell, Marc Pons, pese a que cuando surgió la polémica sobre las bodegas intervino personalmente para interesarse por el proyecto.

El nuevo portavoz de la sociedad, que tiene su domicilio social en San Sebastián, es Koldo Urtasun Martínez-Fresneda, nombrado consejero de Bodegas Torralbenc Vell en septiembre de 2009, fecha asimismo en la que se produjo la revocación del arquitecto Jesús Manzanares, autor del proyecto frustrado de una bodega en la finca de Alaior, tal y como avanzó este diario el pasado febrero. Koldo Urtasun declinó ayer realizar declaraciones sobre el nuevo proyecto para Torralbenc Vell, en cuyos terrenos se inició la plantación del viñedo en 2007, aunque éste no quedó legalizado hasta julio de 2009, después de que la sociedad fuera sancionada por iniciar el acondicionamiento del terreno sin las licencias pertinentes, según informaron el Consell y el Ayuntamiento de Alaior. La sociedad querría ahora reactivar la iniciativa con un proyecto elaborado por otro arquitecto, debido a las desavenencias surgidas con Manzanares y que éste reconoció desde el primer momento en que fue consultado por este diario sobre Torralbenc Vell, a la vez que señalaba las trabas administrativas como otro de los factores que entorpeció el proyecto.

En relación al futuro de la finca y del proyecto de sus propietarios, Manzanares afirmó ayer desconocer cualquier detalle sobre el mismo e insistió en que se encuentra totalmente desvinculado de la sociedad. El arquitecto madrileño se limitó a señalar que espera que el proyecto sea "totalmente nuevo".

Por parte de la Conselleria de Economía, el director insular de Promoción y Calidad, Joan Bosco Gomila, eludió pronunciarse sobre las bodegas de Torralbenc Vell, aunque tampoco desmintió que existe dicha comunicación con los promotores. La noticia sobre el proyecto de Manzanares que no llegó a ejecutarse ha abierto un intenso debate sobre la regulación urbanística y su efecto en las empresas vinícolas.