Suárez. El dirigente de Els Verds, en coalición con el PSM, era el responsable de la agencia que realizó las seis contrataciones en mayo de 2011 - Archivo

La Ley de Contratos del Sector Público permite a las administraciones públicas adjudicar ciertos contratos y trabajos sin necesidad de convocar concurso público. Son encargos directos, a la persona o empresa escogidos por la administración correspondiente, que evitan por un lado la lentitud de la maquinaria administrativa, pero que a la vez permiten también mayor discrecionalidad a la hora de decidir a quién se contrata. El límite para que la administración pueda utilizar este tipo de contratos se sitúa en los 18.000 euros. Todo encargo que cueste menos de esta cantidad puede contratarse discrecionalmente.

Esto es lo que hizo el anterior equipo de gobierno del Consell con al menos seis contratos cuando o bien faltaban pocos días para las elecciones o incluso cuando los comicios ya habían pasado y se había confirmado el cambio de color político en la Administración insular. En concreto, las contrataciones se realizaron desde la Agencia Reserva de la Biosfera, encabezada por Josep Suárez e incluida en la conselleria de Medio Ambiente que gestionaba el PSM.

Los seis contratos en cuestión fueron adjudicados entre los días 17 de mayo de 2011, el martes de la misma semana de las elecciones, y el 31 de mayo, cuando ya habían pasado nueve días después de los comicios y el equipo de gobierno estaba en funciones. En total, la cuantía de las seis adjudicaciones fue de 93.000 euros.

El 17 de mayo, Josep Suárez firmó el encargo de cuatro trabajos. Uno para redactar un plan de señalización de la Reserva de la Biosfera, por importe de 18.000 euros con el IVA ya incluido; otro para realizar un catálogo de playas y calas de la Reserva de la Biosfera, también por valor de 18.000 euros; otro para realizar un curso de sensibilización para las empresas sobre la Reserva de la Biosfera, cuyo importe también ascendía a 18.000 euros; y el último, en este caso por importe de 17.000 euros, para elaborar un catálogo virtual de servicios de la Reserva de la Biosfera de Menorca. Estos cuatro trabajos debían estar acabados antes del 31 de diciembre de ese mismo año, y solo entonces, cuando se presentara la factura correspondiente, se abonaría la cantidad pactada.

Para los dos trabajos encargados por la conselleria del PSM después de las elecciones, el plazo de ejecución era menor. El 31 de mayo, Josep Suárez, que firma los encargos como "gerente en funciones de la Agència Menorca Reserva de la Biosfera", autoriza dos contratos por un valor total de 22.000 euros. El primero de ellos, de 12.000 euros, sirve para encargar la elaboración de una unidad didáctica del proyecto de sensibilización y protección del paisaje en la Reserva de la Biosfera de Menorca. El segundo contrato, de 10.000 euros, es un encargo directo al Observatori Socioambiental de Menorca (OBSAM) para realizar una encuesta sobre la percepción del paisaje.

Las seis facturas ya han sido pagadas por el actual equipo de gobierno del PP en el Consell, pues el trabajo encargado por los anteriores gestores de la Conselleria de Medio Ambiente se ha realizado. De hecho, fuentes de la Administración insular explican que en este caso no se cuestiona la idoneidad o no de los trabajos encargados. Lo que se pone en tela de juicio, apuntan, "es la ética de contratarlos, dos de ellos habiendo ya perdido las elecciones y el resto escasos días antes, comprometiendo de esta manera al posible nuevo equipo de gobierno".