El Gobierno protege tres espacios marítimos para la protección de las aves

Afectan al norte, oeste y suroeste de Menorca, que se incorporan a la red europea Natura 2000 como ZEPA

| Madrid |

Valorar:
preload
Desde el Gbierno se destaca que en España existe una gran variedad de ambientes y ámbitos geográficos marinos, lo que favorece l

Desde el Gbierno se destaca que en España existe una gran variedad de ambientes y ámbitos geográficos marinos, lo que favorece la gran diversidad de aves marinas presentes.

Archivo

El Gobierno ha decidido la protección de 39 nuevos espacios marinos al incorporarlos a la red europea Natura 2000 como Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), con lo que la superficie marina que tiene alguna medida de protección rondará el ocho por ciento.

Entre las zonas protegidas estrán el norte, oeste y suroeste de Menorca.

La incorporación de estos 39 espacios a la red ecológica Natura 2000 es el resultado de dos proyectos de investigación que se han llevado a cabo durante los últimos diez años y que han permitido recopilar suficiente información para acreditar los valores naturales de todos esos lugares.

La orden del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente por la que se declaran esos espacios marinos como ZEPA ha sido publicada hoy por el BOE.

Las nuevas Zonas de Especial Protección para las Aves son la Ría de Mundaka-Cabo de Ogoño; los Islotes de Portios-Isla Conejera-Isla de Mouro; el Cabo Peñas; la Punta de Candelaria-Ría de Ortigueira-Estaca de Bares; la Costa de Ferrolterra-Valdoviño; la Costa da Morte; el Banco de Galicia; las Rías Baixas de Galicia; el Golfo de Cádiz; el espacio marino del Tinto y del Odiel; la Bahía de Cádiz; o la Bahía de Málaga-Cerro Gordo.

Forman parte además de la nueva lista: la Isla de Alborán; la Bahía de Almería; los Islotes Litorales de Murcia y Almería; el espacio marino de Tabarca-Cabo de Palos; la Plataforma-talud marinos del Cabo de la Nao; el Delta de l'Ebre-Illes Columbretes; el Baix Llobregat-Garraf; y el Espacio marino de l'Empordà.

La orden incluye: el espacio marino de Formentera y del sur de Eivissa; el poniente y norte de Eivissa; el levante de Ibiza; el sur de Mallorca y Cabrera; el poniente de Mallorca; el norte de Mallorca; la zona occidental de El Hierro; los Roques de Salmor; el norte de La Palma; y el espacio marino de La Gomera-Teno.

Completan la lista de nuevas ZEPA: los Acantilados de Santo Domingo y Roque de Garachico; el espacio marino del Roque de la Playa; el espacio marino de Anaga; el de Mogán-La Aldea; el de La Bocayna; los Islotes de Lanzarote; y el Banco de la Concepción.

La orden destaca que en España existe una gran variedad de ambientes y ámbitos geográficos marinos, lo que favorece la gran diversidad de aves marinas presentes.

Muchas de esas especies de aves se reproducen con regularidad en España, y algunas de ellas (como la pardela balear o la gaviota Audouin) tienen en España sus principales enclaves reproductores, señala la orden, que incide además en que otras muchas especies de aves procedentes sobre todo del norte de Europa usan las aguas españolas durante sus viajes migratorios o durante el invierno.

La declaración de estas 39 ZEPA es el resultado de dos proyectos Life + que se han ejecutado durante los últimos diez años; primero fue el proyecto «Áreas Importantes para las Aves (IBA) marinas en España» que desarrollaron el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y la Sociedad Española de Ornitología (SEO/Birdlife) entre 2004 y 2009.

Esta iniciativa finalizó con la publicación de un compendio de zonas propuestas por su alto valor para las aves marinas, lo que sirvió para sentar las bases para la futura declaración de esos lugares como Zonas de Especial Protección para las Aves.

El segundo proyecto ha sido el Life + «INDEMARES» (Inventario y designación de la Red Natura 2000 en áreas marinas del Estado español», que se prolongado entre 2009 y 2013, y que ha permitido obtener nuevos datos que han corroborado la importancia de todas esas zonas y que ha servido para consolidar la base científica sobre la que se apoyan las nuevas ZEPA.

España es el país europeo que más superficie terrestre aporta a Natura 2000, el principal instrumento de conservación de la biodiversidad de la Unión Europa, y casi el 30 por ciento del territorio (unos 15 millones de hectáreas) están incluidas en esa red.

Sin embargo, arrastraba la asignatura pendiente de ampliar los espacios marinos que están incluidos en esa Red.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.