El agua se desbordó varios metros tierra adentro, hasta la zona de bares de Es Pla. | Toni Llabrés


El puerto de Ciutadella registró durante la madrugada del lunes al martes su mayor rissaga en los últimos 16 meses, ya que las aguas crecieron abruptamente en torno a un metro y 45 centímetros de altura. El anterior registro, fechado el 29 de abril de 2013, era levemente superior, de un metro y 70 centímetros.

El episodio en cuestión se produjo a las dos menos cinco minutos de la noche del martes, cuando las terrazas de la zona de bares de Es Pla de Sant Joan se encontraban especialmente concurridas de veraneantes.

Al desbordarse el agua a ambos márgenes de la Colársega, los clientes tuvieron que abandonar mesas y sillas y refugiarse unos metros tierra adentro o en el interior de los locales de ocio. Media hora antes tan solo se había anotado una crecida máxima de 74 centímetros.

Sobre la marcha
El singular fenómeno, que obligó a las nueve de la noche del lunes a activar sobre la marcha la preceptiva alerta, no había sido previsto por los responsables de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Balears.