Menorquins al món

Lara Bisbal Pons: «Aquí puedo ir a la ópera por cuatro euros»

La joven de Maó quiere dedicarse a la cooperación internacional y ahora estudia y trabaja en Austria

|

Valorar:
Vital y aventurera. Así es Lara, quien admite que lo suyo no es descansar o estar mucho tiempo quieta en un sitio

Vital y aventurera. Así es Lara, quien admite que lo suyo no es descansar o estar mucho tiempo quieta en un sitio

LBP

Admite que estar inactiva no es lo suyo y su trayectoria personal lo corrobora. Suecia, con una beca de cuatro meses del programa europeo Leonardo da Vinci; Linz, en Austria, durante un año, con un proyecto de voluntariado europeo; y prácticas en un centro de salud de Ruanda, de la mano de las misioneras del Sagrat Cor, son algunas de las paradas anteriores de Lara Bisbal Pons.
Esta joven trabajadora social ha regresado ahora a Austria para perfeccionar su alemán y seguir estudiando en una ciudad que, asegura, tiene un ritmo cultural intenso y asequible.

¿Qué hace una trabajadora social en una vinoteca?
— Es un trabajo para subsistir pero estoy contenta, me manejo bien. Servimos y vendemos productos delicatessen y el propietario es español, de Salamanca. Los productos principales son vinos e ibéricos, pero también tenemos Queso Mahón-Menorca ¡y lo promociono muy bien! Es un negocio enfocado a austriacos y funciona bien, aquí hay trabajo y dinero.

¿Cómo es el trato con los clientes?
— Bueno, pero tienes que oir algunos comentarios que no te gustan e ir rompiendo muchos clichés. ¿La siesta? Yo no la echo nunca, les digo, y en España mucha gente tampoco porque no tiene tiempo. ¿Fiesta? Si es lunes y al día siguiente hay que trabajar, no. Otra cosa que les choca es que mi lengua materna es el catalán. Hasta que te conocen, te ven todo el día trabajando y se dan cuenta de que los estereotipos no funcionan.

¿Por qué regresó a Austria?
— Quería mejorar mi alemán, cuando estuve en Linz me centré en el inglés, porque es increíble que después de doce años, con nuestro sistema educativo, salgas sin aprender. Ahora a finales de año me examinaré de alemán y espero poder estudiar un máster en cooperación e igualdad de género. Mi ilusión sería trabajar en cooperación internacional y en un futuro volver a África o viajar a Sudamérica.

¿Qué otras actividades realiza?
— Soy voluntaria asistiendo a adolescentes y jóvenes discapacitados, presto mi apoyo en una organización, y también ayudo a implementar el programa Erasmus + de la Unión Europea entre estos jóvenes con discapacidad. La verdad es que siempre estoy muy ocupada, nunca descanso, e intento colaborar sobre todo en temas sociales.

¿Le resulta fácil acceder a la formación en Viena?
— Sí, te facilitan sobre todo aprender el idioma, en centros cívicos, y es asequible. Son cursos que sirven y funcionan, los profesores están bien pagados y no subestiman a los alumnos porque paguen menos. Recibes la misma educación vayas donde vayas y pagues lo que pagues. Eso me ha abierto las puertas para formarme. El nivel cultural es elevado, aquí hay jóvenes de 18 años que quedan para ir a la ópera o el teatro ¡por 4 euros! Eso en España es impensable, yo cuando estudiaba en Barcelona me moría por ir, pero no me lo podía permitir. La ópera aquí no es elitista, yo he ido a ver muchas por 4 euros, y también una vez al mes abren los museos gratuitamente.

¿Cómo fue su llegada al país?
— Primero de au-pair, confieso que así pude tener alojamiento, comida y algo de dinero, porque no tenía ni un euro. Después ya me independicé.

¿Una familia austriaca?
 — Sí, y tienen un carácter particular, son muy suyos y un poco antipáticos hasta que les conoces, no se abren de primeras, pero luego ya son muy cachondos. Los austriacos son muy disciplinados y hay que respetarlo, porque esto no es España, no hay tanta jarana, pero no me parece bien quejarse. Ese chip con el que vienen algunos españoles aquí no me gusta. En mi grupo hay gente austriaca, franceses, catalanes, húngaros..., yo y mis amigos catalanes ponemos el punto rumbero.

¿Algún problema de rechazo por ser inmigrante? Se dice que es uno de los países europeos con más problemas de racismo.
 — Personalmente no, aunque como dije antes, tienes que ir rompiendo moldes, y está claro que para ellos somos europeos, pero los pobres. Sí son racistas, pero es que tienen una historia complicada con la reconstrucción del país y una afluencia increíble de inmigración turca. Una inmigración mal gestionada porque son un ghetto, hay gente que trabaja desde hace 25 años aquí y no tiene ni idea de alemán ni quiere aprenderlo, y eso que hay una red social increíble, si quieres lo estudias porque te lo ofrecen. Con los turcos el problema está ahí en la calle, ellos se sienten mal recibidos y los austriacos se quejan de que les dan ayudas. Siempre hay conflicto.

Aun así usted se siente satisfecha, contenta con el país que la acoge....
 — Sí y me molesta que la gente hable mal de los austriacos,  o ver que vienen españoles aquí y que mucha gente se rinde con el idioma antes de empezar, o que no se acostumbran a que esto es otra forma de vivir. Durante tres meses apenas ves el sol, la gente está en sus casas, nieva y hace frío. Claro que hay trabajo, pero muchas veces fregando platos aunque estés cualificado. El Gobierno nos anima a los jóvenes a salir ¿no? Pues eso es lo que hay si no sabes idiomas. Yo salí de España por motivos profesionales, si hubiera podido lograrlos en Madrid o en Barcelona me habría quedado.

¿Y Menorca? ¿Entra dentro de sus planes?
 — Salí de Menorca con 18 años y ya no volví, creo que el tiempo seguido que más tiempo estuve de nuevo en la Isla fueron cuatro meses, y me tuve que ir. Allí cuesta avanzar, al menos para los objetivos que tengo yo ahora en la vida. Claro que tengo amigas que se han quedado y están bien, tienen lo que quieren, pero no es para mí, creo que Menorca aún no me va a dar lo que espero, aunque la echo de menos, claro.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Biel (emigrante desde hace 13 años)
Hace más de 6 año

La diferencia entre un emigrante y un persona que nunca ha emigrado, es que el emigrante puede comparar dos sistemas diferentes y darse cuenta de las cosas que no funcionan bien tanto del país de origen como del país de acogida.Un no-emigrante como mucho puede intentar aprender de la gente que ha emigrado, ya que les falta la experiencia vital de tenerse que adaptar a otra cultura diferente.

Valoración:5menosmas

Pepitogrillo
Hace más de 6 año

Para familia de emigrantes, respeto todo y mi reconocimiento también, pero lo q describes de cómo vive y trabaja me recuerda a la esclavitud pura y dura, que quiere q le diga, para turista, gracias a los turistas q vienen viven muchos menorquines, lo de los chorizos gordos, a los q te refieres tu hay en todos los sitios, dicho queda.

Valoración:3menosmas

Turista
Hace más de 6 año

Pepito Grillo ? Tienes razón ,aquí los chorizos van tirados y son mas gordos... por eso los europeos se matan por venir aquí para tomarse un café por un Euro.

Valoración:10menosmas

Familiar de emigrante
Hace más de 6 año

Los comentarios que habeis escrito me dan pena y las pocas luces que tenéis. Muchos no tenéis ni idea de las vicisitudes que habrán tenido que pasar. En mi caso tengo un hijo y se fue a Inglaterra porque no veía futuro aquí en la isla, sus primeros dos meses fueron muy duros para el y toda la familia, pero a base de tesón y trabajar duro entre 10 y 12 horas diarias., durmiendo en cama compartida, trabajando de camarero y comiendo las sobras, se ha convertido en un hombre con una lección de vida, cuando salen ven como se trabaja en el extranjero y dan las gracias de haber ido a un país que les ha dado una oportunidad que no han tenido aquí. Así que pido un poco de respeto para ellos.

Valoración:21menosmas

JuanJo
Hace más de 6 año

Criticando clichés,,,, Y luego mete uno grande como un póster: "Los austriacos son muy disciplinados y hay que respetarlo, porque esto no es España, no hay tanta jarana, pero no me parece bien quejarse" Desde luego....

Valoración:7menosmas

jdjd
Hace más de 6 año

Pero seguro que no le molesta que los austríacos hablen mal de nosotros.

Valoración:0menosmas

LITUS
Hace más de 6 año

"... me centré en el inglés, porque es increíble que después de doce años, con nuestro sistema educativo, salgas sin aprender". Pues eso.

Valoración:33menosmas

inmigrante
Hace más de 6 año

Salir de casa, estar abierto a otras culturas: ¡enriquecimiento total!

Valoración:19menosmas

pepitogrillo
Hace más de 6 año

La mayoria de gente que sale entrevistada en esta sección suele hablar mal de nuestro pais, en este por ejemplo que si la opera es más barata que si los museos son gratuitos una vez al mes, etc. etc.. En nuestro pais los museos tambien son gratuitos una vez al mes y que?, que la opera es mas barata vale, pero no dice nada de que un café vale el triple que en españa, que el nivel de vida esta por las nubes, que si comparas los precios de unas cosas y los sueldos la equiparación serian las mismas, que me alegro que todo le vaya bien a los que se van fuera pero aqui tampoco es que todo sea tan malo no?, dicho queda.

Valoración:11menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1