Muerte de dos ciclistas

Testigos aseguran que el coche circulaba de manera temeraria

Conductores que testificaron en el juicio coinciden en señalar que fueron adelantados por un turismo blanco a más velocidad de la permitida. Lluís V.G. admite responsabilidad del accidente pero no de los delitos de homicidio imprudente

|

Valorar:
preload

El acusado Lluís V.G. ante el juez Bartomeu Mesquida durante la primera sesión del juicio, celebrada ayer en los juzgados de Maó

Javier Coll

La estrategia de la acusación particular y el Ministerio Público se centró ayer en demostrar que Lluís V.G. conducía de forma peligrosa en la mañana del 1 de agosto de 2010 y con las facultades mermadas por la ingesta de alcohol, tal y como se recoge en el escrito de la Fiscalía.

Para ello prepararon una batería de testigos oculares que aquel día transitaban por la carretera general y se apercibieron de la presencia de un vehículo que circulaba de forma temeraria y haciendo adelantamientos arriesgados.

Patricio Junquera, instructor de conducción, aseguró que se cruzó con un coche blanco como el accidentado a una velocidad que calcula era de 130 a 138 kilómetros por hora. Susana Arce, quien testificó vía conferencia, recordó que un C3 blanco de las mismas características que el siniestrado, al que no vio la matrícula, se le pegó detrás mientras conducía en dirección a Maó «e invadía el carril contrario para adelantar» hasta que se apartó y lo dejó pasar.

Arce se dirigía al aeropuerto desde Ciutadella y afirmó a instancias de la defensa que el adelantamiento finalmente fue «correcto» pero consideró que la conducción del vehículo era «brusca o agresiva».

En el mismo sentido se expresaron dos ciudadanos británicos, el matrimonio formado por David y Sarah Anderson, que viajaron expresamente desde el Reino Unido a Maó para testificar ayer en el juicio.

David Anderson aseguró estar seguro de que el coche que se pegó a la parte posterior del suyo y que le adelantó a más velocidad de la permitida era el conducido por Lluís V.G., por el tiempo transcurrido entre el adelantamiento y la colisión. Con la ayuda de un intérprete aseguró que vio cómo le intentaban adelantar y hacían «tonterías» los ocupantes del coche, hasta que le adelantaron y los perdió de vista para después encontrarse con el accidente.

José Manuel García, conductor de minibus que testificó por videoconferencia desde Granada, también corroboró que el mismo coche blanco le había intentado adelantar y que él mismo sacó la mano por la ventanilla para indicarle que no adelantara porque venían otros coches. No paró, afirmó el conductor del bus, porque ya había más gente asistiendo en la zona y «porque llevaba niños y no quería que vieran lo que vi yo», ya que en la carretera se hallaban restos desperdigados de los ciclistas muertos.

Oswaldo Sintes, taxista, ayudó al copiloto del coche a avisar al 112 ya que el joven no sabía ubicar el punto del siniestro, y especialmente duro fue el testimonio de otro conductor, Juan Eduardo Cendán, quien fue adelantado por el coche blanco y oyó el impacto del atropello para, momentos después, cuando se detuvo para ayudar y avisar al 061, ver el miembro seccionado de una de las víctimas.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Kondolor
Hace más de 5 año

¿Que clase de justificacion es quedarse dormido al volante? Vergüenza me da, que el ser humano tenga tan poco valor dependiendo del culpable.

Valoración:7menosmas

Ciclista
Hace más de 5 año

A los familiares les acompañara el dolor de la ausencia de sus seres queridos el resto de sus vidas. Y al "elemento" este el cargo de conciencia, si tiene, porque memoria parece que no, le acompañara toda la vida. Solo faltaría que los responsables fuesen los ciclistas por salir a la carretera. Justicia y reparación, que es lo minimo ¡¡¡¡

Valoración:31menosmas

daqui
Hace más de 5 año

En este pais el unico que tiene derecho a mentir es el acusado y es triste que tratándose de un incidente en el que han perdido la vida dos personas y otras tantas una parte de la suya, este chico no diga lo que sucedió en realidad. Es de cobardes no asumir la responsabilidad de un acto que logicamente no se hizo a propósito, pero que se dieron las cirsontancias de juntar dos chicos demasiado contentos y quizas algo mas con una colisión con un grupo de ciclistas que pasaban por ahi. Esta claro que la única forma de superar algo así, es afrontándolo y no escondiendose detrás de mentiras y de tácticas de abogados. Espero que el juez haga justicia encerrando a una persona que no es capaz de dar la cara por lo sucadido. Que esta persona acabe en la cárcel es lo único que se llle puede dar a las familias. Mucha fuerza a todos los afectados, son momentos muy duros.

Valoración:31menosmas

Paco
Hace más de 5 año

Lección de civismo, esto es lo que nos ha dado el matrimonio Anderson. Estos señores después del accidente y desde su país viendo la gravedad del accidente se pusieron en contacto con el periódico para dar exactamente la versión que han dado frente al tribunal. Todos estos testimonios Lluís servirán para demostrar que eres culpable, para demostrar que tu coletilla "no me acuerdo" no es más que una farsa. Cualquier forense podrá demostrar que tu cerebro únicamente puede no recordar el momento del impacto contra la pared si la deceleración del coche fue muy grande, pero nada más. Todas las animaladas que hicisteis tu y tus compañeros (incluido los atropellos mortales que sucedieron antes del impacto final) que te permitieron conducir y por tanto cómplices necesarios de tal fechoría, todo esto está grabado en tu retina y tu cerebro. Espero por ello que te declaren culpable y vayas a la cárcel. DEP para los ausentes.

Valoración:72menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1