Herráiz (derecha) aseguró en el pleno que el plan de usos reúne en el edificio «servicios que ya funcionan» | Javier Coll

17

«Menorca no necesita gastarse ahora 10 millones de euros» para reconvertir el antiguo hospital Verge del Toro en un edificio que, según afirmó ayer la consellera de Bienestar Social, Aurora Herráiz, tiene «más de un 40 por ciento» de su superficie sin definir en el plan de usos redactado en la pasada legislatura. El planteamiento inicial, reconoció la consellera del PP, era «bonito» y «tenía sentido» pero desde 2007, añadió, «han cambiado muchas cosas, tenemos que adaptarnos al momento y a la problemática de ahora». Herráiz aseguró que el proyecto no vendría a «suplir nada» porque los «servicios ya se están dando» y el plan de usos contemplaba reunificar esos servicios que «ya funcionan».

De este modo, y después de que el mes pasado el pleno del Ayuntamiento de Maó ya rechazara frenar la reversión del edificio a su titular, la Tesorería General de la Seguridad Social, el PP siguió ayer el mismo criterio y tumbó en el pleno del Consell la propuesta socialista de impedir dicha devolución al Estado del inmueble cedido durante años para su uso sanitario.

La institución insular no va a instar al Govern a paralizar la reversión por parte del IB-Salut ni pedirá que se ponga en marcha el plan de usos para el 'Verge del Toro', como reclamó la consellera del PSOE, Noemí Gomila, durante el debate. Y en consecuencia tampoco se reclamará una partida económica para ejecutar la reforma del edificio de la calle Barcelona que, además -recordó Herráiz-, «está dejado y es un problema para Maó». La consellera del PSOE Noemí Gomila, quien tuvo la responsabilidad del área social en el anterior mandato, defendió que el plan «no era un trabajo culminado» y frente a la crítica de Herráiz, quien afirmó que «en 6.119 metros cuadrados no hay ni una sola cama sociosanitaria en el plan de usos», manifestó que nunca «se ha hablado de camas en vertical, pero sí se contemplaba un centro de día» en el que los mayores podían disfrutar de la zona ajardinada con vistas al puerto.

La representante del PSOE admitió que no se presupuestó entre 2007 y 2011 la reconversión del edificio porque no era el momento más propicio desde el punto de vista económico, y subrayó que la oposición no ha presionado al gobierno del PP hasta ahora, conscientes de la crisis. Pero Gomila reprochó al equipo que dirige Santiago Tadeo que «no ponen en valor todo el trabajo hecho por el Consell». Además criticó que el PP, desde la oposición, empujara a reconvertir el Verge del Toro y ahora la rechaza. «¿Por qué dejamos que el proyecto pase cuando era el Consell el que lo impulsaba?», se preguntó.