Tan solo dos camiones se subieron ayer en Ciutadella repletos de basura al barco de Iscomar rumbo a Alcudia; los demás iban vacíos. | Kika Triay

47

El Consell de Mallorca cobrará la incineración del combustible sólido resultante del tratamiento de la basura en Milà un 58 por ciento más caro al Consorcio de Residuos de Menorca que la tarifa que aplica a los cargamentos que, desde finales de febrero, le llegan procedentes de las localidades italianas de Giuliano y Tuffino. Mientras en este último caso fija una tarifa de 83 euros por tonelada, la aprobada esta semana para dar salida a la situación de «emergencia» declarada en Menorca se eleva hasta los 131,34 euros la tonelada.

La empresa Tirme, concesionaria de la planta de Son Reus, reconoce que la tarifa aprobada para Menorca es la que acostumbra a aplicarse para la totalidad del servicio cuando, en realidad, el combustible recuperado de la basura generada por los menorquines tan solo se incinera y se sigue en nuestra Isla el mismo procedimiento que con los residuos de Italia. Hasta los camiones de la empresa Trans Isole asignados ayer en Ciutadella a la prueba de envío de la basura a Mallorca eran idénticos a los utilizados en la importación pactada con la zona de Nápoles.

De hecho, los primeros cálculos realizados por el Consorcio, tras recibir el asesoramiento técnico de Tirme, rondaban los 70 euros por tonelada. De ahí que el conseller Fernando Villalonga aún confíe en renegociar con el Consell de Mallorca unas condiciones económicas más ventajosas. El acuerdo aprobado esta semana compromete a ambas instituciones a suscribir un convenio al respecto antes de dos meses.

Pese a ello, la incineración es solo una parte -aunque importante- del coste total de la operación que se acaba de poner en marcha. También deben financiarse los 33 euros por tonelada en que Tirme se ha comprometido a gestionar la logística de transporte de los residuos -que pagará el Govern- y los 28 que abonan los ayuntamientos menorquines al gestor de Milà, y que deberán seguir aportando por el tratamiento previo de la basura en la planta menorquina.

Lea la noticia completa en la edición impresa del 15 de marzo en Kiosko y Más