Mae de la Concha, Javier Ares y Montserrat Seijas, durante el escrutinio de la noche electoral | Josep Bagur Gomila

33

Podemos tiene la llave, y todo indica que va a abrir la puerta a un gobierno de izquierdas en el Consell de Menorca. No obstante, su cabeza de lista, Javier Ares avisa: «No va a ser a cualquier precio»,  ya que «no daremos ningún cheque en blanco», se entiende a PSOE y Més.

Ambos partidos para conseguir la presidencia del Consell necesitarían en el pleno de investidura un mínimo de siete votos. PSOE y Més suman seis consellers, por lo que requieren sí o sí al menos un apoyo de Podemos, independientemente si luego entra o no en el gobierno. En caso contrario, Tadeo al ser el candidato más votado sería de nuevo el presidente del Consell y tendría que formar un gobierno en minoría. De allí la importancia de lo qué hará Podemos.

Ares no amaga «las coincidencias que hay con los partidos de izquierdas» e insistió que «no estamos cerrados a llegar acuerdos», aunque enseguida matizó que «aún es pronto para hablar de condiciones y líneas rojas» que pueden imponer. Todo ello se empezó a definir ayer en la reunión del Consejo Ciudadano Autonómico en Palma, en la que asistieron presencial y telemáticamente los cargos electos menorquines. Su concreción continuará en un encuentro del Consejo Ciudadano insular de Podemos, previsto para mañana o el jueves, para que finalmente lo ratifique la Asamblea Ciudadana.

Ares adelantó que unas hipotéticas negociaciones y pactos «nunca se harán en base a cargos, sino a programa», ya que «nuestro compromiso es con la ciudadanía; no queremos un sillón, queremos mejorar el futuro de Menorca».