Iglesia

Salvador Giménez ya es obispo de la Diócesis de Lleida

Una impresionante ceremonia en la Catedral Nova concluye el cambio en la diócesis catalana y abre el periodo de sede vacante en Menorca

|

Valorar:
preload
El báculo del obispo mártir de Lleida, Salvi Huix, un símbolo de la diócesis.

El báculo del obispo mártir de Lleida, Salvi Huix, un símbolo de la diócesis.

20-09-2015 | FOTO LLEONARD DELSHAMS- «SEGRE»

Las campanas de la Catedral Nova de Lleida, a las cinco de la tarde de este domingo, cubrieron la ciudad con sus tañidos. Se iniciaba en ese momento la celebración de la toma de posesión de monseñor Salvador Giménez de la diócesis de Lleida. Un grupo de 35 menorquines participó en este acto, en la tercera ocasión en que un obispo de Menorca asume el cargo en esta diócesis catalana, después de Francesc Xavier Ciuraneta y de Joan Piris.

El nuncio del Vaticano Renzo Fratini acompañó a Salvador Giménez en la entrada a la Catedral. Ya en el presbiterio y tras leer el decreto del Papa Francisco, le cedió la silla presidencial. Llevaba el báculo del obispo mártir de Lleida, Salvi Huix, y también su cáliz fue utilizado durante la consagración. En ese momento, la sede de Menorca quedaba vacante y se abría la nueva etapa de Lleida, en un marco incomparable, en una ceremonia solemne y sentida.

Tres cardenales, Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio Cañizares y Lluís Martínez Sistach; cuatro arzobispos Jaume Pujol, Joan Etric Vives, Carlos Osoro y Vicente Jiménez; y casi 20 obispos, entre ellos el menorquín Sebastià Taltavull, concelebraron la Eucaristía. Además de un gran número de sacerdotes, cinco de ellos de Menorca, Gerard Villalonga, hasta ayer vicario general, Jaume Llompart, Bosco Faner, Joan Miquel Sastre y Guillermo Pons.

También acudieron un gran número de autoridades civiles, en una ceremonia que llenó la Catedral. El ministro de Interior, Jordi Fernández Díaz, al final no pudo asistir. Estaban el conseller de la Generalitat Jordi Ciuraneta, el presidente de la Diputaciñon, Joan Reñé, el presidente de Caritas Española, la vicepresidenta del Consell, Susana Mora, y el director general de Cultura del Govern, Jaume Gomila.

Llegaron dos autocares de Muro de Alcoi, la población natal del prelado. Su hermano y miembros de su familia también estuvieron presentes en la celebración

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.