Elecciones generales 20-D

Día de reflexión entre el cambio y el bipartidismo

PP y PSOE tratan de frenar la caída antes de su renovación frente a una alternativa plural y su incierto efecto en Menorca, que puede ganar voz pero perder presencia en Madrid

| |

Valorar:

Ahora que se habla más de política en los bares y los debates de candidatos tienen audiencias millonarias, el cierre de campaña apenas se dejó notar anoche en la calle. Un par de fiestas de consumo interno del PP, el PSOE y Podemos, y los aviones de papel que los candidatos de Més lanzaron en la plaza de Ses Palmeres rumbo a Madrid fueron el único escaparate de trastienda antes de la jornada electoral que, según todos los sondeos, puede abrir una nueva etapa política en España.

El ánsia de cambio vuela veloz por las redes sociales, y más alto que la eterna promesa incumplida de mejorar la conexión aérea y la financiación, compromiso recurrente que, esta vez sí, ocho candidatos al Senado y once al Congreso esperan hacer realidad.

La crisis que vive el bipartidismo frena el discurso de sus representantes y alimenta la expectativa de Podemos y Ciudadanos, que se aferran al magnetismo de sus líderes y al impacto de las televisiones para trasladar el mensaje de cambio en Menorca, donde tras el 20-D aún les quedan deberes por hacer. Los de Rivera, consolidar su incipiente estructura; y los podemitas, zanjar las divergencias que ahuyentan los aires de remontada en el entorno de Pablo Iglesias y acercan a Mae de la Concha al Congreso. Una mujer con opciones en las encuestas de ser diputada, junto con Águeda Reynés, quien se enfrenta también a una reválida personal en el contexto de cambio que se avecina en el PP y el PSOE insular ante el progresivo hundimiento que ya les hizo tocar fondo en los comicios de mayo.

Esta última cita, que aupó a Més, le brinda su gran oportunidad de tener voz en Madrid, y de disputarle incluso, en coalición con EU, la senadora al PP. Més y los centristas del PI han tenido que tirar de imaginación en campaña para contrarrestar el influjo de los grandes medios y reivindicar que, tras 106 diputados y senadores desde 1977 y 38 años «implorando» a Madrid, David puede con Goliat. Lo consiga o no, el panorama dentro de 48 horas será más plural que en 2011, cuando el bipartidismo aún se repartió los 13 escaños en liza en las Islas.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

verdulero
Hace más de 3 año

Compro berenjenas!!

Valoración:-1menosmas

ay la que se avecina
Hace más de 3 año

Como reflexionéis como hace cuatro años estamos apañaos...

Valoración:0menosmas

todos a por el cambio
Hace más de 3 año

despues de lo acontecido los ultimos 4 años sin ninguna duda no se necesita mucha reflexion....... cambio total en la clase politca.....

Valoración:2menosmas

glups
Hace más de 3 año

No hay cambio viviendo en el mismo sistema capitalista explotador de quienes tienen a su merced y extorsionador de aquellos países que tienen otro sistema que se resisten a ser esclavos del grupo mayoritario.

Más políticas sociales sí son posibles pero no hay cambio. De hecho el Estado de Derecho del que tanto se presume en este país siquiera está libre de corrupción.

Valoración:-1menosmas

Seguro que queréis cambio?
Hace más de 3 año

Gente de clase obrera quejándose de la corrupción de los gobernantes ocupando puestos en la administración pública por enchufe... De qué extrañarse que se siga votando a delincuentes.

Valoración:-1menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1