Caso Nerer

Los responsables de Nerer niegan ser la ‘tapadera’ de Avel·lí Casasnovas

| |

Valorar:
El fiscal Anticorrupción sale del chalé en el que reside el exconcejal Avel·lí Casasnovas en Cala en Blanes, justo después del registro llevado a cabo en enero en su domicilio. El Juzgado retendrá al exedil todos los beneficios que ingrese si lo alquila.

El fiscal Anticorrupción sale del chalé en el que reside el exconcejal Avel·lí Casasnovas en Cala en Blanes, justo después del registro llevado a cabo en enero en su domicilio. El Juzgado retendrá al exedil todos los beneficios que ingrese si lo alquila.

Gemma Andreu

Los administradores de Nerer Inmobiliaria han negado ante la Fiscalía Anticorrupción el carácter instrumental de la sociedad que siempre se les ha atribuido en Ciutadella.

El fiscal Pedro Horrach asaltó el año pasado sus actuales centros de trabajo en Barcelona y Zaragoza, tal como había hecho ya en abril en Menorca con los hermanos Antoni y Francesc Cavaller, Fernando Orfila y José María Gelabert, responsables del entramado societario presuntamente beneficiado por las permutas que investiga el Juzgado número 2.

José María Villanova, Javier Pedret y Carlos José Vives de Arpe recibieron la visita sorpresa del fiscal, a quien explicaron su participación y negaron haber actuado voluntariamente como 'tapadera' ni del exconcejal Avel·lí Casasnovas, con quien pactaron el canje de Can Saura Morell por el preciado solar municipal de la 'joya de la corona', ni de la sociedad local Gel-Fux, a la que traspasaron esta última finca al mismo precio apenas minutos después de que se la permutara el Ayuntamiento.

Según ha podido saber «Es Diari», Villanova explicó al fiscal que Vives de Arpe y Pedret -que ya tenían proyectos en marcha en Menorca- contactaron con él tras cesar en 2001 como apoderado de La Caixa para ofrecerle participar de un negocio en Ciutadella. Dos sociedades inmobiliarias vinculadas a La Caixa, Prominmo y Servihàbitat, habían comprado el edificio de Can Saura Morell, que podía ser ideal para acoger un hotel de lujo en el centro. Así que acordaron con éstas la compra del inmueble, proyecto de hotel incluido,  que cerraron en 2004 por un precio de 1.939.128 euros.

La operación se financió con otros complejos residenciales de los que ya eran dueños en Benicarló (Valencia) y Peñíscola (Castellón) con la intención de obtener cuanto antes la licencia y, en unos pocos meses, poner en marcha el hotel y explotarlo o traspasar la gestión a una cadena.

Pero el Ayuntamiento mostró interés en transformar Can Saura en centro de artes plásticas y les ofreció a cambio diversos solares, incluido el de la 'joya de la corona', en primera línea del Passeig Marítim. Hasta que, siempre según su versión, se presentó en Barcelona uno de los hermanos Cavaller para advertirles del litigio con el Consistorio que pendía sobre este solar, que el municipio se había quedado a cambio del desarrollo del sector. Así que, presionados por el Ayuntamiento y las sociedades locales, que decían tener el respaldo municipal, se vieron 'forzados' a aceptar el canje traspasando después el solar a Gel-Fux.

El valor de Can Saura Morell a efectos de la permuta fue de 2.878.514 euros, casi un millón superior al que Nerer había pagado,

Tras desprenderse del solar, nada volvieron a saber hasta que, en 2008, el presidente de la comisión de investigación, Joan Triay, se les dirigió por escrito para que respondieran unas preguntas.

En abril de 2015 se enteraron por la prensa de la operación de la Fiscalía en Ciutadella que, poco después, les afectó. Y aunque la Policía llegó a detener e imputar a varios empresarios locales, el Juzgado no sustenta contra ellos ninguna acusación.

 [Lea la noticia completa en la edición impresa o en Kiosko y Más o My News]

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.