Trabajadores del centro y familiares de usuarios durante la concentración de este miércoles | Josep Bagur Gomila

Los trabajadores del centro sociosanitario de Santa Rita de Ciutadella volvieron a protestar este martes para reclamar mejoras laborales. Tras otorgar un año de tregua al nuevo gobierno del Consell, unas ochenta personas se concentraron ayer con pancartas y silbatos aprovechando la reunión que la consellera Maria Cabrisas tenía en el centro.

Exigen más personal para atender al centenar de usuarios, de los cuáles un 80 por ciento tiene una elevada dependencia. Según explica Custòdia Villalobos, trabajadora y miembro del comité de empresa, durante el día trabajan una decena de empleados, mientras que por la noche hay dos auxiliares y un celador para hacerse cargo de los 90 residentes, unas cifras que considera insuficientes. La plantilla está formada por 32 auxiliares en total.

A su vez, reclaman disponer de un convenio colectivo que equipare sus condiciones a las de los trabajadores del mismo sector del Consell, administración a la que está adherida el consorcio sanitario de Menorca del que forma parte Santa Rita. Villalobos reconoce que hay voluntad política, que se demuestra con el incremento de un 13 por ciento de la partida presupuestaria, «pero esta voluntad debe materializarse con hechos», sostiene.

Por su parte, la consellera Cabrisas, que preside también el consorcio, asumió que desde que se creó en 2009 el número de trabajadores continúa siendo el mismo, a pesar de que las plazas asistenciales han aumentado. Por todo ello, Cabrisas informó que se ha iniciado la redacción de un plan integral de calidad con el fin de mejorar el centro.