Company, Tur y Terré en la comparecencia del secretario general en la sede insular del PSOE en Maó. | Javier Coll

1

El PSOE se mantiene como tercera fuerza política insular pero, conjurado el adelantamiento o sorpasso a cargo de Unidos Podemos en los resultados estatales, el secretario general de los socialistas menorquines, Vicenç Tur, dejó claro anoche que sin su partido no hay cambio,«somos la única alternativa posible en la izquierda», aseguró en su comparecencia ante los medios una vez cerrado el recuento electoral.

No hubo celebraciones  pero sí «satisfacción moderada» en la sede del Cós de Gràcia de Maó porque se ponía fin a la presión a la que ha sido sometido el PSOE, con encuestas que vaticinaban un hundimiento frente a los de Iglesias que finalmente no se ha producido. Si en diciembre de 2015 el PSOE obtuvo el 17,49 por ciento de los votos, ayer  subió en porcentaje hasta el 19,08 y en número  hasta los 7.780 votos. Dos puntos -también en la Cámara Alta-, a los que se agarró Tur en su análisis, que empezó lamentando el fuerte descenso de la participación que calificó de «desgracia democrática».

A pesar de esa bajada de participación «el PSOE de Menorca ha ganado votos tanto en el Congreso como en el Senado», afirmó Tur, al tiempo que agradeció el trabajo realizado por los candidatos Miquel Company y Ricard Terré, quienes comparecieron junto al secretario general. «Estar en torno al 20 por ciento no es un magnífico resultado», admitió, «pero ante las presiones y la tensión clara de los últimos meses, que ha hecho responsable al PSOE de todo lo que no era, ya que ha sido el único que ha intentado conformar gobierno, poder aumentar en votos y porcentajes es una satisfacción moderada», aseveró.