Autocaravanas y furgonetas, en la calle Auriga de Cala Morell

59

La proliferación de las autocaravanas y furgonetas tipo Camper este verano por Menorca sigue dando que hablar. La última queja viene de una pareja de italianos, que hace 43 veranos que residen en su chalé de Cala Morell, y desde hace dos ven que las autocaravanas se establecen día sí y día también frente a su casa.

Viven en la calle Auriga. Enfrente ven el mar y la roca conocida como El Elefante. Un sitio idílico para ver la puesta de sol. Y allí van muchos turistas para disfrutar de los atardeceres. El problema no está aquí, comentan. El problema es que en los últimos años la calle está siendo usada como zona para estacionar las furgonetas y quedarse allí gran parte del día, incluso sacando las mesas y las sillas en plena calle. «Hemos pasado de tener una vistas espectaculares a ver autocaravanas», se lamentan.

Denuncian que las autocaravanas campan a sus anchas en la calle, y dudan incluso de que esté permitido poder aparcar en esta calle. Se han dirigido varias veces a la policía, pero siempre les han dicho que no pueden hacer nada. «No creemos que las autocaravanas puedan pasar la noche donde quieran, lo lógico sería que fueran a los campings», opinan.

Son conscientes que «no tenemos el derecho exclusivo de las preciosas vistas de Cala Morell, pero es evidente que todas estas autocaravanas estropean el paisaje; tienen todo el derecho del mundo de aparcar, pero que lo hagan en el aparcamiento que está a 100 metros y vayan andando, como hacen muchos turistas».

Piden al Ayuntamiento que tome cartas en el asunto, a la vez que recuerdan que «hace 43 años que pagamos los impuestos», mientras que los turistas de autocaravana no aportan nada a las arcas públicas. «Ni siquiera pagan el camping; Menorca debería reflexionar si este es el turismo que desea», aseguran. Creen que la solución es fácil: «Con un pote de pintura se solucionaría, solo haría falta pintar una línea amarilla, para que vieran que no se puede aparcar», sostienen.