La bajada de capturas de langosta no dispara su precio en el mercado

Las ventas están aseguradas, aunque la demanda, según las cofradías, es similar a la del verano pasado

| |

Valorar:
preload
Los clientes observan las langostas de Menorca este martes en la Pescateria de Maó

Los clientes observan las langostas de Menorca este martes en la Pescateria de Maó

08-08-2017 | Javier Coll

Todo lo que pescan lo tienen vendido. Es agosto, el mes punta también en cuanto a demanda en los restaurantes de delicias gastronómicas como la langosta y, en general, de pescado fresco. De momento la temporada de langosta, que comenzó el pasado 1 de abril, no está logrando el volumen de capturas del año pasado, aunque eso no ha hecho que los precios se disparen, según las cofradías de pescadores. El crustáceo sigue siendo un plato para unos pocos bolsillos: el precio al que se paga en las lonjas oscila entre los 60 y los 65 euros por kilogramo. El consumidor podía comprarlo a 75 euros el kilo este martes, en el Mercat del Peix de Maó, y si se quiere degustar en la mesa de un restaurante pasa de los cien euros y puede llegar hasta cerca de 140 en alguno de los establecimientos más reconocidos de la Isla a la hora de elaborar calderetas o cocinar otras recetas de langosta.

En el pueblo marinero de Fornells el negocio pesquero y de restauración gira en torno a este crustáceo y en verano el cien por cien de la captura de las barcas que trabajan en sus aguas está vendido cuando llegan a puerto. La mayoría de la pesca es para los restaurantes del núcleo del norte de la Isla. Este año, a poco más de dos semanas para que se cierre la temporada de captura de langosta, la cofradía lleva pesados 350 kilogramos menos que en 2016, cuando a principios de agosto se habían pescado 4.960 kilogramos. Pero aún es pronto para realizar un balance, «falta mucho para acabar», puntualizan desde la agrupación, ya que el cierre de temporada es el próximo día 31.

Para la cofradía de pescadores de Maó la percepción coincide con los profesionales de Fornells: la temporada es peor en cuanto a capturas de langosta y pescado, ha mejorado en cuanto a la gamba roja y en general las ventas permanecen estables. La demanda de los meses fuertes del verano hace que «todo lo que se captura en julio y agosto esté vendido», señala el vicepatrón mayor Pito Quintana, quien recuerda no obstante que el sector pesquero menorquín aporta entre el 20 y el 25 por ciento del pescado que se consume en la Isla; el resto llega de fuera.

La cofradía de Ciutadella, que el año pasado acaparó casi la mitad de la pesca de langosta, con más de 7.000 kilogramos, no ha ofrecido su valoración sobre la marcha de la temporada, a la espera de cerrar datos de captura a finales de mes; eso sí, la impresión es que está siendo positiva pero «irregular». Maó ocupa la tercera posición en cuanto a capturas de langosta en Menorca, después de las cofradías de Ciutadella y Fornells, con 1.702 kilogramos en 2016, lo que ya supuso una caída de 551 kilos respecto al año 2015. La cofradía tiene 56 socios, cerca de una veintena de barcas de artes menores y tres de arrastre. Las vacantes de los pescadores que se jubilan no se suplen, falla el relevo generacional. «La gente se cansa, y no solo porque sea un oficio duro», opina Quintana, sino porque «hay demasiadas normativas y dificultades, de aquí a diez años quién sabe lo que pasará».

En cuanto a los consumidores, los restaurantes coinciden en que la mayor afluencia de turistas les beneficia pero suelen ser los veraneantes fijos, los que tienen segundas residencias, los que se mantienen fieles a un establecimiento y consumen el pescado fresco: meros, pargos, salmonetes, gambas, gallos o la cotizada langosta.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Josw.
Hace un año

La langosta menorquina está expuesta hace años que se vende más langosta de afuera que de la isla..el resto va en la honradez del resto..pero la honradez en España brilla por su ausencis

Valoración:5menosmas

Normal ya que
Hace un año

Normal ya que muchas deben venir del norte de África o congeladas de Chile.

Valoración:4menosmas

Crític
Hace un año

El meu consum de llagosta no es modifica en funció del seu preu. No n'he menjat ni en menjaré. Entenc que a algú li pugui agradar, però gastar-se entre 60 i 75 euros per quilògram no em sembla de rebut. Però, en aquest món, totes les opinions són respectables. Des d'un punt de vista econòmic, si hi ha menys captures i la demanda es manté, els preus han de pujar. Aquesta notícia no té molt de sentit. O, simplement, significa que es venen llagostes en el mercat negre o la demanda ha baixat. Segurament, és el primer cas.

Valoración:-2menosmas

Ciutaman
Hace un año

La langosta no sube porque la que falta la traen de fuera, hay restaurantes que no les interesa que se marquen las langostas...

Valoración:7menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1