Pere Moll tendrá un solo concejal afín en el Ayuntamiento de Es Migjorn Gran, salvo que se produzcan nuevas sorpresas. Se trata de Enrique Berlinghiere. De los seis integrantes de la lista del PSOE que firmaron una carta de apoyo al alcalde hace unos meses, y que por orden debían ser los primeros en entrar en el Consistorio en sustitución de los tres ediles socialistas que dimitieron hace unas semanas, solo este ha manifestado su intención de ejercer este derecho. Los otros cinco han renunciado formalmente. Ayer lo hicieron los dos que quedaban como incógnitas por resolver, Sergio Barrera y Miguel Ramos.

De este modo, en principio el pleno de Es Migjorn Gran quedaría formado por cuatro concejales del PSOE, tres del PP y los dos del equipo de gobierno, es decir, Moll y Berlinghiere. Queda por conocer qué dos personas entrarán en el grupo del PSOE. Los siguientes en la lista, tras las cinco renuncias comentadas, son Margarita Febrer y el exalcalde Pere Riudavets. Esta cuestión no quedó resuelta en la asamblea que la junta local del partido celebró ayer por la noche, y a la que acudieron Barrera y Ramos para dar cuenta de su decisión.

Se da la circunstancia de que la entrada de Berlinghiere, quien reside en Eivissa, frustra la opción del PSOE de contar con mayoría absoluta dentro del pleno, lo que habría abierto la puerta matemática a que los socialistas presentaran una moción de censura.