Imagen del interior del servicio de urgencias del Hospital Mateu Orfila. | A. S, M.

12

Los hospitales públicos de Balears han registrado un total de 8.998 urgencias en la primera semana de enero, lo que supone un 5 por ciento más que las 8.571 registradas durante el mismo periodo de 2017.

El Ib-Salut mantiene activado desde hace unas semanas el Plan de Contingencia ante el incremento de la presión asistencial en las urgencias.

Según ha explicado la Conselleria de Salud en un comunicado, dicho plan contempla la apertura de más de 70 camas y la contratación de más de 90 profesionales.

En Menorca, se han reforzado los se han reforzado los equipos de primaria con tres médicos en los servicios de urgencia de los centros de Primaria de Ciutadella, Alaior y Dalt Sant Joan. Por otro lado, se incorpora una enfermera en el área de medicina interna del hospital Mateu Orfila.

Gripe

El aumento de la actividad en urgencias es consecuencia de la detección de una alta incidencia de diferentes patologías respiratorias, entre las cuales se encuentra la gripe.

La directora general de Salut Pública i Participació, Maria Ramos, reconoció que la gripe ya está en fase epidémica con 81,18 casos por 100.000 habitantes. Ramos animó a la población a continuar vacunandose contra la gripe, porque aunque la campaña de vacunación haya terminado «todavía hay vacunas disponibles en los centros de salud hasta febrero», dijo la directora general.

Desde la Conselleria han pedido que para las urgencias leves los pacientes se dirijan a los servicios de urgencia de los centros de salud, dejando así las urgencias de los hospitales para los casos más graves.

Los pacientes que llegan a los servicios de urgencias son mayoritariamente crónicos y de edad avanzada, descompensados por alguna patología, cosa que se traduce en más necesidad de hospitalización.

El plan de contingencia dispone de unos comités de seguimiento coordinados por el Servicio de Salud, que están en contacto diario con los hospitales, atención primaria y el SAMU-061 para hacer las evaluaciones y ajustar las necesidades en función de cómo evolucione la demanda.