La aldesa de Maó ha recordado que la alta presencia de nitratos en Maó se conoce desde el año 2000 pero que hasta ahora no se habían adoptado decisiones para combatirlo. | Archivo

Los fertilizantes químicos que se usan en la actividad agraria son la principal causa del exceso de nitratos en el agua que se suministra en Maó.

El estudio encargado por el Ayuntamiento, que este viernes se ha dado conocer, expone que existen otros orígenes, de origen animal o humano, pero que el más relevante y a combatir son los denominados fertilizantes amoniacales.

La alcaldesa Conxa Juanola y el concejal Rafa Muñoz han comentado que los hábitos agrarios no son de su competencia, pero que instarán tanto al Consell como al Govern a que tengan en cuenta esta conclusión para tratar de regular posibles soluciones.

El estudio plantea además medidas a adoptar para revertir la elevada presencia de nitratos. La reordenación del uso de los pozos, con la clausura de dos para la apertura de otros tantos, la instalación de la planta desnitrificadora, la reciente constitución de la junta de usuarios o acciones orientadas a reducir el volumen extraído, son solo algunas de las cuestiones que se abordarán para tratar que el agua de Maó pase a ser de nuevo potable.

Juanola ha recordado que la alta presencia de nitratos en Maó se conoce desde el año 2000 pero que hasta ahora no se habían adoptado decisiones para combatirlo, "el tema es prioritario para nosotros".