La Presidenta de la Junta Local del PP, Juana Mari Pons, y su portavoz, Joan Benejam. | Josep Bagur Gomila

El Partido Popular de Ciutadella manifestó ayer durante una rueda de prensa su disconformidad con algunos de los puntos incluidos en la propuesta del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que el equipo de gobierno prevé aprobar de forma inicial antes de finalizar el año.

A su parecer, las viviendas irregulares situadas en los núcleos rurales (hortals) deberían poder legalizarse con una edificación de hasta 150 metros cuadrados. En cambio, el nuevo Plan General mantiene el límite edificable de 90, tal y como establece el Plan Territorial Insular (PTI). Un tope que el PP califica de «insuficiente» y que considera necesario ampliar.

Según apuntó ayer su portavoz, Joan Benejam, en el año 2008 existían cerca de un millar de hortals en los núcleos rurales fuera de ordenación. «Una cifra que, según el equipo redactor, se ha duplicado», señaló Benejam, con lo que concluía que existe una masa importante de viviendas fuera de ordenación.

Lea la noticia completa en la edición impresa del 28 de septiembre en Kiosko y Más