Imagen de los representantes del Govern en la Comisión de Impulso de Turismo Sostenible

Desde que se puso en marcha el Impuesto de Turismo Sostenible, la ecotasa, las proporciones de reparto entre islas han generado polémica, sobre todo en Eivissa, desde donde han mirado con recelo las cantidades que recibía Menorca, al considerar injusto que una isla con un peso turístico mucho menor se beneficie de cantidades en algunos años superiores a las aprobadas para Eivissa. El sistema de reparto es complejo y se anuncia por entregas, lo que en muchos casos lleva a confusión, pero lo cierto es que, una vez cerradas las tres oleadas de reparto, 2016, 2017 y 2018, el balance es netamente superior para Eivissa, como es totalmente lógico, teniendo en cuenta que su aportación también es mayor.

Inversión

Según los datos oficiales del Govern, entre proyectos exclusivos de las distintas administraciones, actuaciones previstas en todas las islas con un porcentaje de repercusión en Menorca e inversiones de ejecución plurianual, Menorca se ha beneficiado en el global de los últimos tres años de 26,75 millones de euros, un 20 por ciento menos que Eivissa, donde las inversiones aprobadas se alzan a los 33,5 millones. Ha sido este año, en el momento en que Menorca y Eivissa han empezado a recibir inversiones plurianuales (las que se sufragan a lo largo de diversos ejercicios), cuando se han marcan las diferencias

Lea la noticia completa en la edición impresa del 27 de octubre en Kiosko y Más