Los vehículos policiales, a las puertas del Castillo Menorca, donde reside el empresario de Ciutadella.

29

Llorenç Casasnovas ha denunciado a la presidenta del Consell, Susana Mora, y a una funcionaria de la institución insular bajo la acusación de un delito de intimidación y coacciones, y otro por impedimento del ejercicio de derechos cívicos.

El controvertido empresario, que mantiene un contencioso con el Consell por la expropiación de unos terrenos de su propiedad para las obras de la carretera general, manifiesta a través de su abogado, José de Juan López, que hasta cinco vehículos de la Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Local acudieron a su domicilio, en el Castillo Menorca, kilómetro 35 de la general, el pasado 16 de noviembre.

Junto a ellos, en otro turismo se presentó la funcionaria denunciada acompañada por cuatro personas. Esta le entregó un documento que correspondía a la respuesta a una serie de peticiones ingresadas en la sede insular por el empresario relacionadas con la expropiación de sus terrenos y la valoración de varios elementos de sus propiedades.

Casasnovas explica en su demanda, presentada anteayer en el juzgado de guardia de Ciutadella, que uno de los agentes del despliegue policial le comentó que este se debía a una orden de la directora insular de la Administración del Estado, a petición de la presidenta del Consell, Susana Mora, «y para que no haya problemas». Añadió, indica la denuncia, que «la funcionaria te entregará una documentación que debes firmar y evitar problemas», asegura que le dijo el policía. Casasnovas, al igual que su esposa, se sintió entonces intimidado y coaccionado por la presencia policial y no se opuso a la firma del documento del que, indica, no tenía conocimiento.

El día antes, sin embargo, la funcionaria en cuestión ya había contactado con él para pedirle que acudiera al Consell a firmarlo, pero él le respondió que también podía desplazarse ella a Ciutadella. Tras varias llamadas de la funcionaria ese mismo día que él dijo no poder responder, el viernes por la mañana recibió una más en la que ella le comunicaba que estaría en su domicilio a las 10.45 horas para entregarle el documento y que lo firmara.

El empresario se encontraba en Ciutadella cuando recibió esa llamada y se desplazó poco después hasta su casa. Fue entonces cuando se encontró con el despliegue policial por el que tanto él como su esposa se sintieron intimidados, «y como me habían informado del motivo, evidentemente, firmé el documento».

Reclama 13 palmeras

La denuncia se refiere también a la retirada de 13 palmeras, propiedad del empresario, por parte del personal que ejecuta las obras de la carretera el pasado viernes, 30 de noviembre, que fueron transportadas y replantadas a continuación en varias rotondas de la ronda de Ciutadella. Casasnovas sostiene que ni el acta de ocupación, que él firmó, incluía la apropiación de las palmeras de su terreno, ni tampoco el Consell ha efectuado ningún depósito por ellas, ya que todavía no han sido valoradas.

Por todo ello pide que al juzgado que incoe acciones penales contra los denunciados.

El Consell dice que el despliegue policial lo instó el área de Movilidad

El Consell de Menorca niega que fuera la presidenta, Susana Mora, ni tampoco la directora insular del Estado, Isabel López Manchón, las que ordenaron la presencia conjunta de la Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Local para acompañar a a la funcionaria que dio a firmar la notificación a Llorenç Casasnovas en su domicilio el 16 de noviembre.

La institución insular, que rehusó valorar la demanda al no tener conocimiento de ella y a la espera de que el juez decida si la admite a trámite, sí ha explicado que fue el área de Movilidad, que encabeza el conseller Miquel Preto, la que solicitó la presencia policial. Desde el gabinete de comunicación señalaron ayer que, en todo caso, «forma parte del procedimiento normal para garantizar la entrega de una notificación», si se considera que puede haber alguna discrepancia. Además, subraya que la presencia policial no fue para asegurar que el empresario firmara el documento sino para garantizar la ocupación de los terrenos una vez se hubo firmado el acta de ocupación.

Por último, en torno a la retirada de las 13 palmeras propiedad de Casasnovas, el Consell indica que forman parte de la expropiación, y si él no dijo dónde quería trasplantarlas, aún está a tiempo de hacerlo para que se ubiquen en el lugar que decida.