El Supremo obliga al Estado a pagar la sanidad de los presos

|

Valorar:
preload
Hospital Mateu Orfila en Maó

Hospital Mateu Orfila en Maó

24-04-2019

Una sentencia del Supremo ahorra a la Comunitat más de 600.000 euros que estaban en juego en dos decenas de procedimientos en los tribunales a cuenta de quién tiene que pagar la sanidad de los presos en las cárceles de Balears. La Abogacía del Estado ha desistido de los recursos que había interpuesto contra el Govern que giraba de forma habitual a Instituciones Penitenciarias las facturas de los tratamientos que reciben reclusos en Son Espases y hospitales como el Mateu Orfila de Maó.

La resolución del Tribunal Supremo, dictada a finales del pasado mes de marzo, resolvía dos casos similares al de Balears pero que enfrentaban a otras comunidades autónomas: Madrid y Andalucía. El Ministerio del Interior negaba que tuviera que abonar el tratamiento de los presos porque, sostenía, que éstos están dados de alta en la Seguridad Social y que, por lo tanto, deben beneficiarse del sistema nacional de salud, que costean las comunidades autónomas.

El Supremo, sin embargo, da la razón a las autonomías. La sentencia establece que existe una «sujeción especial» que vincula a los internos con la Administración y que la legislación penitenciaria establece una obligación de garantizar la salud de los reclusos. Además, apunta a que no existía precepto alguno que vinculara esa inscripción en la Seguridad Social con la atención sanitaria.

Los tribunales superiores de justicia habían dictado sentencias en sentidos opuestos sobre estos casos. La Sala de lo Contencioso de Balears se alineaba en la misma dirección que lo ha hecho el Supremo y ya había desestimado algunos recursos planteados por el Estado contra las resoluciones que emitían las facturas contra Instituciones Penitenciarias. Con todo quedaban todavía en torno a una treintena de asuntos pendientes de resolver, bien por el TSJB, bien de recursos ante el Tribunal Supremo.

Una vez que ha quedado un criterio fijado por parte de la Sala, la Abogacía desistirá de esos asuntos pendientes y el Estado abonará las facturas del IB-Salut. Los contenciosos se han planteado en las comunidades autónomas en las que no existe un convenio entre Instituciones Penitenciarias y los servicios de salud para afrontar la sanidad de la población reclusa. En esas comunidades se reparte el pago de las facturas entre am bas administraciones. En Balears no existe un acuerdo en este sentido y, por tanto, pagará el Estado.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Rub Al Cahaba
Hace un mes

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. Art. 25.2 Las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social y no podrán consistir en trabajos forzados. El condenado a pena de prisión que estuviese cumpliendo la misma, tendrá derecho a un trabajo remunerado y a los beneficios correspondientes de la Seguridad Social, así como al acceso a la cultura y al desarrollo integral de su personalidad.

Valoración:4menosmas

Un Menorquín
Hace un mes

Pues lo veo mal. Anteponer a un preso a un jubilado....entre otros casos.... Que limpien bosques y se lo ganen.y

Valoración:23menosmas

nascut el 43
Hace un mes

Pues si son españoles con derecho a asistencia sanitaria lo suyo sería utilizar las mismas estructuras y establecimientos que nos cubren a los demás españoles, facturando tan solo las diferencias de coste específicas y derivadas de su condición de reclusos, que evidentemente hacen que la atención pueda salir mas cara. basta contemplar las salas de presos en los Hospitales Públicos.. Otra cosa son los costes de los extranjeros internos en nuestras prisiones, que en otras circunstancias podrían ser objeto de presentación de facturas por parte de la Asistencia sanitaria Pública..A veces Sus Señorías no quieren descender a detalles de realidad como se ha visto en casos concretos de enfermos que han delinquido precisamente por su enfermedad y que luego no querían ser aceptados por el INSALUT, " por no cotizar"

Valoración:3menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1