La humareda negra, aviso de avería, volvió a aparecer el domingo | R.L.

14

El incidente de la central eléctrica, que el martes 4 perjudicó a 22.000 usuarios, ha disparado las alarmas institucionales. El Consell, consciente de la precariedad energética que sufre la Isla, exige a Endesa «más información sobre los hechos ocurridos y más planificación para garantizar el suministro» hasta que la interconexión con Mallorca mediante el cable submarino esté en funcionamiento.

El momento resulta especialmente delicado, la temporada turística duplica la densidad demográfica y se incrementa la actividad económica. El Consell advierte de ese riesgo y señala que ha estado en contacto permanente con los responsables de Endesa para clarificar las razones del corte eléctrico «y para exigir medidas que garanticen la máxima cobertura eléctrica estable y de calidad durante los próximos meses».

Después de que el domingo se produjera una nueva humareda negra, la presidenta Susana Mora ha enviado una carta al director general de la empresa, Martí Ribas, en el que le transmite «la necesidad y obligatoriedad» de hacer llegar a la institución información sobre la causa y los efectos de la avería referida, así como la justificación de por qué no pudo ser prevista con antelación para haberla evitado. Además le pide planificación en caso de nuevos incidentes.