El sistema del Ayuntamiento consta de 147 líneas fijas y 58 de móviles. | Archivo

El Ayuntamiento de Maó ha sacado a concurso la contratación de los servicios de telefonía fija y móvil de todas las dependencias municipales, que contempla la dotación, instalación, configuración, puesta en marcha y funcionamiento de todo el servicio. El contrato es para dos años, prorrogables a otros dos, y el precio de licitación es de 130.000 euros anuales.

El objetivo de esta adjudicación es «modernizar, equipar y comunicar las diferentes dependencias o sedes municipales», implantando un sistema de telefonía que «responda a las necesidades de gestión e integración de llamadas y nuevos servicios, ahorro de costes y mejora en las comunicaciones».

En la práctica supone, además del pago de la factura por el servicio de telefonía, la renovación del sistema, la adquisición de nuevos terminales y el mantenimiento de las líneas y los terminales. El contrato estipula que la empresa adjudicataria debe tener listo el nuevo sistema en un máximo de seis semanas, contando a partir de la firma del contrato.

El Ayuntamiento de Maó, contando todas sus dependencias, tiene más de 200 líneas telefónicas, entre fijas y móviles. De ellas, 107 están en las Casas Consistoriales agrupadas en la centralita del Ayuntamiento. A ellas hay que sumar las del geriátrico, centros educativos, Ca n’Oliver, Claustre del Carme y otras líneas externas de dependencias municipales. También hay 58 líneas de telefonía móvil.

El pliego de prescripciones técnicas del contrato del servicio de telecomunicaciones detalla el número de llamadas que se realizaron en 11 meses de 2017. Extrapolando estos datos a cifras anuales salen unas 150.000 llamadas, de las cuales 100.000 se han hecho desde la red de telefonía fija. En cuanto a horas consumidas, son 4.700 anuales.

Restricciones

El concurso también detalla que el servicio de telefonía móvil deberá ofrecer la posibilidad de poder restringir llamadas en cada una de las líneas, así como establecer límites de consumo, restricciones de ser llamado desde el extranjero o poder confeccionar listas negras y listas blancas, para poder restringir o solo permitir llamadas a número prefijados.