El personal de los centros prepara las aulas y los materiales de cara al inicio de curso | Josep Bagur Gomila

0

El Conservatorio Profesional de Menorca y las escuelas de música municipales se preparan para el inicio de un nuevo curso que llega con algunas dudas. Por ahora todo apunta que las clases podrán empezar en octubre como es habitual, pero teniendo muy en cuenta las medidas de prevención y de seguridad por la covid-19. Eso es, atendiendo a los protocolos fijados desde la Conselleria y siguiendo los planes de contingencia elaborados en julio.

Desde el Conservatorio, su director, Miguel Gonell, apuntaba este lunes que este mismo martes toman posesión los 39 profesores del centro y que habrá las primeras reuniones de claustro y de departamentos. Además, esta tarde y mañana harán las recuperaciones de septiembre una veintena de alumnos, cifra que no supone «ningún problema» en cuanto a aforos y distancias.

Ya para el inicio del curso, el 5 de octubre y tras las pruebas de acceso de los nuevos alumnos del 10 al 21 de septiembre, tendrán «como referencia el inicio del curso escolar en Primaria y ESO» y a partir de ahí «acabaremos de ajustar los protocolos» que ya están claros en los planes de contingencia. «Los padres pueden estar tranquilos, está todo previsto, aunque falta ver si empezamos el curso normal o si será semipresencial (escenario B)». En cualquier caso y aún sin saber los alumnos que se matricularán (se prevén unos 240), habrá reducción de ratios, un máximo de diez por aula, y en las sesiones colectivas de banda u orquesta habrá un descenso importante de alumnos. «Pasaremos de sesenta u ochenta, a solo treinta en Maó y otros treinta en Ciutadella», afirma Gonell, quien detalla que de estos y de forma rotatoria, habrá «diez alumnos en el aula y el resto, desde casa».

Higiene

Tolo Genestar, director de la Escola Municipal de Música i Arts Escèniques de Ciutadella, calcula que este curso tendrán de 500 a 600 estudiantes, distribuidos por las cuatro sedes del centro y otras más que esperan incorporar para disgregar el alumnado y ganar distancias. «Parece que podremos iniciar el curso de forma presencial, hemos hecho cambios en el formato de grupos» para adecuarlos al máximo fijado y «habrá mascarillas, distancias y espacios más grandes». En cuanto a las clases de canto u orquesta «se reducirán» en número, y en lo referido al uso de instrumentos «se desinfectarán entre sesión y sesión», aunque en la mayoría de casos se trata de elementos personales o cedidos por los centros todo el trimestre.

En la Escola Municipal de Música de Maó, donde esperan alcanzar los 328 inscritos del curso pasado, Ricard Ramisa plantea solo dudas con los grupos de big band, música moderna o canto. «Habrá que ver el aforo y la viabilidad que tienen». Y es que «en las aulas debe haber metro y medio de distancia entre alumnos» en las materias con un máximo de diez alumnos, pero «son dos metros para los instrumentos de viento y de tres metros en las de canto». De cualquier modo, está garantizada la higiene con «mascarillas, distancias y desinfección de instrumentos, tenemos los pasillos marcados con flechas y aforos limitados», concluye Ramisa.