Crisis del coronavirus

La pandemia deja sin actividades de tiempo libre a niños y adolescentes

| |

Valorar:
preload
Dos mujeres con mascarillas pasan delante del Casal de Joves de Es Castell, ahora cerrado

Dos mujeres con mascarillas pasan delante del Casal de Joves de Es Castell, ahora cerrado

Gemma Andreu

Las medidas de prevención y contención de la covid-19 han dejado sin alternativas de ocio a niños y jóvenes. Las relaciones sociales y familiares se limitan, las tardes de cine son cosa del pasado, la economía flaquea y los lugares en los que podían reunirse como son los centros juveniles, los Casals de Joves, han echado el cierre en todos los municipios de Menorca. Las horas de tiempo libre fuera de casa son un desierto para los más jóvenes.

Funcionan los puntos de información juvenil y las oficinas del Institut de la Joventut (Injove), con consultas telefónicas y presenciales mediante el sistema de cita previa, para resolver dudas sociales, legales o laborales, pero cualquier otra actividad de entretenimiento es cosa del pasado. También se han suspendido las reservas de instalaciones juveniles como casas de colonias y albergues.

El objetivo de los ayuntamientos y del Consell es que los casals puedan reabrir en octubre. Así lo afirmó este miércoles el director insular de Juventud, Josep Juaneda, quien avanza que el Govern prepara una serie de modificaciones en la normativa (las medidas contra la pandemia) que incidirán en las actividades juveniles para que puedan restablecerse con seguridad, por ejemplo reduciendo aforos, en grupos de máximo diez personas y sin actividades que impliquen contacto físico. «Es imprescindible abrirlos, porque son el referente en los municipios para los jóvenes, pero con garantías», declaró Juaneda, «estamos a la espera de tener un escenario más claro». Por ello se están manteniendo ya contactos entre el Govern y los consells. «Queremos consensuar a nivel balear las medidas para garantizar las actividades de los jóvenes con seguridad y en coherencia con Salud y Educación», aseveró el director insular.

Biniparratx

El campamento de Biniparratx, que reabrió en el verano de 2019 después de estar varios años en obras, tuvo que cerrar de nuevo por la pandemia. «Los aforos que Salud planteaba hacían muy complicado que viniesen grupos de fuera y para los grupos convivientes, familias, no había demanda», explica Juaneda. El Consell decidió ofrecerlo al Ayuntamiento de Sant Lluís para que lo utilizara en su escuela de verano. Tanto Biniparratx como Sa Vinyeta se ofrecen a Educación para ser utilizados por centros con problemas de espacio.

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Un Currante
Hace 2 días

Los niños se han portado en esta pandemia mucho mejor que los adultos, terminaron el curso online y no se quejaron, les pusieron mascarillas y la llevan mejor que los adultos. Han vuelto al colegio con todas las nuevas normas y no se han quejado, les han quitado los parques, los entrenos de futbol, baloncesto, patinaje, karate, etc y ahí están dando ejemplo!!!

Valoración:50menosmas

illenca
Hace 3 días

La pandemia inexistente se está cebando con los niños y adolescentes.Los de tercero y cuarto de la ESO. que son los que mas abstenciones provocan todos los años,ahora con horarios de dias alternativos,muchos no se molestaran en ir,otros sudando con la mascarilla 6 horas,geles que a la larga les va a producir una dermatitis de por vida.I los policias en vez de perseguir a delincuentes ,les obligan a perseguir a niños y adolescentes porque al estar todo cerrado, los vecinos se quejan a todas horas que los niños molestan.

Valoración:-28menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1