El obispado de Menorca cesa a una catequista que se casó con otra mujer

Afirma que contraer matrimonio civil con una persona del mismo sexo aconseja dejar de enseñar la fe cristiana

|

Valorar:
Centre Catequístic Sant Miquel de Ciutadella

Centre Catequístic Sant Miquel de Ciutadella

Josep Bagur Gomila

La diócesis de Menorca ha dado conocer este lues, mediante un comunicado, la petición dirigida a una catequista del Centre de Sant Miquel de Ciutadella para que deje de impartir catequesis después de haber contraído matrimonio civil.

«Desde el Obispado -afirma- valoramos muy positivamente la tarea que Carme Mascaró realiza tanto en el Centre de Sant Miquel como en Cáritas Diocesana, donde está contratada como técnico» y a continuación manifiesta que «respetamos, aunque no compartimos, su decisión de contraer matrimonio civil con otra persona del mismo sexo».

En el comunicado se indica que «ser catequista es una misión que la Iglesia encarga a determinadas personas para que, en su nombre, enseñen la fe que ella profesa. No existe un derecho previo a ser catequista. Corresponde a la Iglesia valorar las cualidades que debe tener un catequista antes de confiarle o retirarle esta misión, sin que ello suponga discriminación ni exclusión».

En la nota difundida por el Obispado se pone el acento en que «en la comunidad eclesial, a medida que aumenta la responsabilidad de sus miembros, se exige un mayor grado de compromiso. Además de poseer unas cualidades objetivas por parte de los que ejercen algún cargo, también se valora mucho la ejemplaridad de vida que ha de ser un referente claro para los demás».

«Todos estamos llamados a la santidad y a vivir en comunión en el seno de la Iglesia, pero a la hora de incorporarse a una asociación o de ejercer algún cargo de mayor responsabilidad se pide un plus de credibilidad a la persona que ha de asumir una función específica, de manera que la misión que se encarga sea fructífera y que la persona en concreto no pueda suscitar ningún tipo de escándalo entre los fieles», asevera el Gabinete de Comunicación del Obispado de Menorca.

Señala que «nos situamos en el campo de la coherencia y de los principios; no de las penas ni de las exclusiones. Decir a una persona que no puede ser catequista o presidente de una cofradía no significa que se les considere separados de la Iglesia, ya que a pesar de sus circunstancias particulares siguen formando parte de la familia eclesial como bautizados, y como tales pueden y han de participar».

«En este contexto -afirma- se debe situar la respuesta del Obispado de Menorca ante la noticia de que se ha pedido a una catequista del Centre Catequístic Sant Miquel de Ciutadella que deje de impartir catequesis después de haber contraído matrimonio civil».

Y en este mismo contexto «de credibilidad y de coherencia nos sentimos responsables de garantizar a los fieles que la doctrina impartida en nuestras catequesis se corresponde con el pensar y sentir de la Iglesia. Los fieles tienen derecho a pedirnos que los catequistas estén bien formados y que sean coherentes con lo que enseñan».

Desde el Obispado se ha comunicado a Carme Mascaró que «queremos seguir contando con ella en las múltiples tareas que se realizan en el Centro Catequístisc: teatro, coro, tiempo libre, etc., y en todo aquello que no suponga enseñar la fe cristiana en nombre de la Iglesia».

Tristeza

Carme Mascaró Servera publicó el 17 de octubre un escrito en el Full Informatiu del Centre Catequístic Sant Miquel, titulado «És senzill compartir des de s’amor» en la que expone su alegría por el paso dado: «celebrábamos hace unos días, con gran alegría y agradecimiento, la alegría de amarnos junto con las personas que acompañan nuestro caminar». Explicó que «se ha de valorar a todas aquellas personas que han trabajado para recuperar unos derechos que nunca habíamos tenido, y que es importante haber dado este paso, con valentía y confianza».

También expresa su tristeza porque «poco nos imaginábamos que, paralelamente a esta alegría, se estaba comunicando a nuestra comunidad de Sant Miquel que, «fruto de casarme civilmente se me consideraba persona non grata para hacer hacer catequesis. No quisiera pensar que, además, es porque mi compañera de camino es una gran mujer. Desgraciadamente, no tenemos otra opción que permita casarnos».

En esta misma publicación el grupo de catequistas de Sant Miquel explican que «se nos comunicó que tendríamos que prescindir de una catequista» y exponen que «no es fácil asumir lo que nos piden. Cuestionan nuestra labor. ¿Somos buen testimonio de fe para los niños y jóvenes?», se preguntan. Concluyen transmitiendo un abrazo y el apoyo del grupo a Carme Mascaró.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 3


Hace un mes

No conec aquesta jove. Però estic ben convençut de que és una excel·lent persona, per sa defensa que fan tantíssima gent que la coneix. Hi ha una cosa que hem d'entendre, però. L'església catòlica és una entitat privada que es regeix per unes normes i una jerarquia molt clares. El papa Francesc, del sector més obert d'aquesta església, diu que cal donar un reconeixement a les parelles homosexuals, no diu res de matrimoni. Per tant si una persona incompleix ses normes d'una entitat privada on està associada, no ens ha d'estranyar que l'arraconin. I si no la fan fora potser que sigui perquè es quedarien sense ningú.

Valoración:-1menosmas


Hace un mes

Si tu opinión niega derechos humanos a otras personas, no es opinión, es discriminación.

Valoración:1menosmas

magdalenabisbalpons
Hace un mes

Solo una duda, la religión musulmana toleraría esta circunstancia? creo que cada creencia, ideología...etc tienen sus idearios, si no te gustan, sencillamente no te metas.

Valoración:-4menosmas

Sira Montero Aparicio
Hace un mes

Es de lo mas normal del mundo. No entra para nada en el razonamiento normal de una persona. El que discuta este tema es que no es ni catolico ni apostolico ni romanico ni persona cristiana. No es nada normal el casamiento entre dos personas del mismo sexo. Atenta contra la moral, contra la religion cristiana contra la iglesia y contra las mismas esencias de la vida y procreacion del ser humano.

Valoración:-74menosmas

fanniriudavets@gmail.com
Hace un mes

Sin vergüenzas disfrazados que dicen casarse con Dios...

Valoración:15menosmas


Hace un mes

Vergonya hauria de sentir l'esglesia, quan hi ha catequistes que mes valdria que abans d'anar a donar lliçons, arreglessis ca seua. A jo mes igual si es casen amb una persona del mateix sexe. L' important es sa coherencia, i no voler fer creure el que no ets i si abans de casar-se era bona catequista, ara segueix sent igual de bona

Valoración:38menosmas

Tonyi Camps
Hace un mes

La Iglesia aparta y señala como non grata a una persona que ama a otra y contrae matrimonio. ¿No ha dicho el Papa que entiende las relaciones y uniones civiles entre personas del mismo sexo, ya que son Hijos de Dios y tienen derecho a formar una familia? La Iglesia siendo conocedora ha permitido durante años que abusadores de menores dieran no ya Catequesis, sino Misa.

Valoración:51menosmas

eduardo marin valls
Hace un mes

Sinceramente, no se que interés tiene esta chica en formar y fomentar una religión que no la acepta tal como es. En este caso la incongruencia yo no la veo en la iglesia católica, sinó en la chica. Lo logico seria que ejerciara su fe fuera de los designios de una iglesia que la considera una desviada.

Valoración:0menosmas


Hace un mes

Vergonya hauria de donar a s'obispat actuar així, són els primers que no fan el que prediquen. Has d'estimar i fer el bé. Ells no estimen a tothom per igual, només estimaràn amb unes condicions. La seva sel•lecció de persones els acabarà deixant sols. Ànims Carme, ets un exemple a seguir

Valoración:37menosmas


Hace un mes

Una persona no necesita ser parte de ninguna religión para tener fe.

Las religiones de todos los matices engendran intolerancia y odio de un tipo u otro.

Valoración:33menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 3