Hogares y negocios duplican la compra de butano para combatir la ola de frío

La demanda de bombonas se dispara tras un 2020 negativo por el cierre del sector servicios

|

Valorar:
Un grupo de comensales en la terraza de un bar junto a una estufa de exterior.

Un grupo de comensales en la terraza de un bar junto a una estufa de exterior.

Josep Bagur Gomila

Las bajas temperaturas han hecho que se dispare la demanda de electricidad, butano y gasóleo de calefacción para caldear hogares, oficinas y establecimientos. Gas Menorca, agencia de Repsol Butano, ha visto más que duplicadas sus ventas de bombonas entre los últimos diez días de diciembre y lo que va de enero, gracias al aumento del consumo doméstico y del sector de la restauración. La estufa se mantiene como la opción más asequible, sigue estando presente en muchos hogares menorquines y su elevado uso estos días, junto con la mayor demanda de estufas de exterior para bares, restaurantes y cafeterías, obligados por las medidas anti-covid a montar mesas en las terrazas, han hecho que en el almacén de Gas Menorca se hayan formado incluso colas de clientes para comprar bombonas y que el reparto a domicilio se vea en algunos momentos «desbordado», explica Jorge Miraz, director-gerente de la empresa.

El frío sostenido en el tiempo, ya que se cumplen tres semanas de bajas temperaturas, ha impulsado unas ventas muy tocadas por las restricciones impuestas por la pandemia. El volumen de negocio había descendido desde el estado de alarma alrededor de un 30 por ciento, una caída de demanda de bombonas de butano y propano debida al cierre obligado del sector servicios y la industria. Esta situación se sumó en 2020 a un invierno más cálido de lo habitual, señala Miraz, quien añade que nunca se había experimentado una fluctuación similar ya que la venta de butano suele permanecer estable, con unas variaciones de en torno al 5 por ciento.

Por su parte, las empresas distribuidoras de gasóleo de calefacción también han notado un tirón en las ventas, aunque en su caso tiene una particularidad, son suministros que normalmente se hubieran realizado a lo largo de enero e incluso a comienzos de febrero pero que los clientes han adelantado por la meteorología. «Hemos triplicado las ventas con la ola de frío por la prevención de los clientes, son ventas que se hubieran hecho en febrero pero que se adelantan», explica Pedro Hernández, del Grupo DLO Menorca. En cuanto al consumo eléctrico, Endesa cifra en un 8,9 por ciento el incremento en diciembre de 2020 en Menorca, el único mes desde el estado de alarma en el que subió la demanda llegando a los 34.771 megavatios-hora, 2.830 más que en el mismo mes de 2019.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.