Nuevo espacio de la Fundació de Discapacitats para la rehabilitación

Se abre en Ciutadella y atiende a personas con esclerosis, parálisis cerebral, ictus o traumatismos

|

Valorar:
Un paciente es atendido por una fisioterapeuta en el nuevo local de la avenida Palma de Mallorca.

Un paciente es atendido por una fisioterapeuta en el nuevo local de la avenida Palma de Mallorca.

La Coordinadora de Persones amb Discapacitat ha cedido a la Fundació del mismo nombre un local, situado en la avenida Palma de Mallorca, para desarrollar las sesiones de rehabilitación y fisioterapia que llevan a cabo especialistas de esta entidad.

La cesión permite mayor amplitud y comodidad de espacio para una labor que hasta ahora se desarrollaba en s’Auba. El traslado permitirá asimismo la apertura del centro de día que existe en s’Auba, condicionado a los planes de contingencia por la pandemia, que restringe los ratios y aforos de los centros.

El nuevo local, equipado con una sala con parqué, sala individual de atención al paciente y recepción, ha sido cedido por tiempo indeterminado mediante convenio y condicionado solo a que la Coordinadora siga siendo miembro de la Fundació. Será esta entidad la que asuma los gastos de funcionamiento y gastos que se deriven del uso.

Por otra parte, s’Auba dispone de un centro ocupacional además del citado centro de día, con 30 plazas concertadas. La pandemia ha reducido el aforo al 80 por ciento. Los usuarios perjudicados por resta reducción son personas que no han priorizado su retorno al centro o son atendidos desde otros dispositivos, según informa la propia Coordinadora.

Las nuevas dependencia atienden a 35 usuarios externos, más 6 de s’Auba. Se trata de un servicio cuya finalidad es recuperar o mantener la movilidad y funcionamiento de las diferentes partes del cuerpo de las personas con discapacidad física u orgánica y contribuir así al mantenimiento y mejora de su actividad.

Los requisitos de atención para personas adultas externas a la Coordinadora y a la Fundació y, excepcionalmente a jóvenes y niños, contemplan como primero e inexcusable el reconocimiento de una grado de discapacidad igual o superior al 30 por ciento. Además, se exige un informe médico que acredite el diagnóstico y manifieste la necesidad de recibir rehabilitación, no recibir este servicio de otros recursos asistenciales o del IB-Salut y establece prioridades las enfermedades de diagnóstico más recientes.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.