El monumento en memoria de Francisco Gimier Sintes ha desaparecido del lugar que ocupaba en la orilla de la carretera de Es Castell a Cala Sant Esteve

18

El discreto monumento construido en memoria de Francisco Gimier Sintes ha desaparecido del lugar que ocupaba en la orilla de la carretera de Es Castell a Cala Sant Esteve, enfrente del cementerio municipal. El monolito se hallaba muy deteriorado y apenas podía leerse la inscripción, aunque no es esa la causa de la retirada y el traslado a un almacén del camposanto.

Según explican fuentes municipales, hace unos meses que se realizó la operación. Después de haberse retirados los símbolos del mausoleo dedicado a las víctimas del barco-prisión Atlante, en el cementerio de Es Castell, se ha procedido a eliminar el recuerdo al exalcalde asesinado el 16 de noviembre de 1936 en el lugar sobre el que años después se levantaría la lápida funeraria.

En ambos casos, el motivo ha sido el cumplimiento de la ley 2/2018 de 13 de abril de Memoria y Reconocimientos Democráticos de las Illes Balears, que establece la eliminación de símbolos franquistas. Por tal se entienden inscripciones del tipo «caído por Dios y por España», como la que aparecía en el monumento dedicado a este personaje que presidió entre 1924 y 1930 el Ayuntamiento de Villacarlos, según la toponimia de la época.

Esa leyenda, además de la simbología del régimen anterior, constituyen los elementos que identifican los vestigios físicos que han de ser borrados de los espacios públicos. La Comisión Técnica de Memoria y Reconocimientos Democráticos de Balears identificó cinco rastros en Menorca con esas características y recomendaba trasladarlos a museos y contextualizarlos en el momento histórico.

En el caso del monolito dedicado a Francisco Gimier, tan discreto como erosionado por el paso del tiempo, el Ayuntamiento ha optado por depositarlo en un almacén del cementerio, «allí está guardada provisionalmente». La retirada fue realizada a instancias del requerimiento que la citada comisión realizó a las autoridades municipales.

A pesar del estado de abandono en el que ha permanecido durante prácticamente toda su existencia y el lugar discreto que ocupaba, algunos vecinos se han hecho eco de su desaparición y cuestionan la motivación franquista. Señalan que fue alcalde antes incluso de la II República española y cuando lo asesinaron el franquismo como tal no había nacido.

En cualquier caso, Es Castell habría cumplido así con el mandato de la ley aprobada en la anterior legislatura autonómica. En este municipio se hallaban dos de los cinco elementos franquistas identificados en Menorca. A Maó pertenecen otros dos y a Ciutadella, uno.

Asociación de Memoria Histórica

La Asociación Menorca Historia y Concordia denuncia la desaparición del monolito. En un comunicado ha afirmado que «suprimir el monolito no aporta ni dignidad a la víctima ni sentido democrático a la decisión de borrar la huella de un ex alcalde que fue asesinado durante la Guerra Civil». Añade que «más bien refleja el intento de falsear la historia en una acción de hechos consumados con la que se consigue rebajar al personaje que durante años fue alcalde de su pueblo y al que se le niega ahora memoria y recuerdo».