La activista Mandle, de limpieza en el litoral en Cala Viola

|

Valorar:
Imagen de la página de Facebook de Delicious & Songs en la que se anuncia que la joven activista Olivia Mandle se une a un fin de semana en Menorca en el que el medio ambiente es el centro e impartirá un taller sobre su utensilio para limpiar microplásticos

Imagen de la página de Facebook de Delicious & Songs en la que se anuncia que la joven activista Olivia Mandle se une a un fin de semana en Menorca en el que el medio ambiente es el centro e impartirá un taller sobre su utensilio para limpiar microplásticos

La activista medioambiental de 14 años Olivia Mandle participará durante el fin de semana en la limpieza de dos playas de Menorca y enseñará cómo hacer y utilizar una herramienta que ella misma ha inventado para recoger microplásticos de la superficie marina.

Olivia Mandle, que lleva camino de convertirse en la Greta    Thunberg española por el perfil de las actividades que emprende y su firme compromiso con el medio ambiente, estará en la playa d’en Patet, al lado de Cala Viola, Es Mercadal, en la costa de Cavalleria, donde tiene previsto participar en la limpieza junto con el resto de voluntarios. Además, el domingo ofrecerá un taller gratuito en la playa de Son Bou para mostrar a construir el recogedor de microplásticos.

Mandle, de 14 años, ha sido reconocida por el Instituto Jane Goodall como una luchadora a favor de los animales marinos en su cruzada para que se prohibieran los delfinarios en nuestro país. Fue precisamente la campaña que ella misma inició para la prohibición de los delfinarios en España el trampolín al activismo.   

Con ese propósito ha recogido ya desde el año pasado cerca de 57.000 firmas a través de la plataforma Change.org bajo el lema #noesPaísparaDelfines.

Hace dos años inventó un sencillo recogedor bautizado como Jelly Cleaner, que sirve para limpiar microplásticos de la superficie del mar, pero también de ríos o lagos. El invento está realizado con botellas de plástico, unas medias de ballet y bridas. Lo arrastra sobre el agua y los microplásticos quedan atrapados en las puntas de las medias.

Por otra parte, su labor como activista medioambiental y su lucha por la protección de los animales marinos, tareas en las que  va sumando una interesante trayectoria, le han valido el reconocimiento de miniheroína por Raíces & Brotes, el programa educativo del Instituto Jane Goodall.

Inspiración

Inspirada por otras jóvenes activistas como Greta Thunberg, Olivia Mandle reconocía en un artículo publicado en «El País» que prefiere dedicar su tiempo ya desde la adolescencia a luchar contra el cambio climático y a la defensa de los derechos de los animales. «A la gente joven le preocupa el medio ambiente, pero cuando crecemos parece que empezamos a despreocuparnos. Unos piensan que el cambio climático ya lo resolverá alguien. Otros dicen que no es cierto. Creo que no quieren ver la realidad, ni lo que sufren el planeta y los animales», afirmaba en noviembre del año de la pandemia. A este respecto,    considera que el coronavirus también es un problema medioambiental, que «ha venido porque hemos traspasado la frontera de la naturaleza; porque usamos a los animales y abusamos de ellos», decía.