Los clientes han de aguardar largas colas, en ocasiones, por la falta de vehículos para atender toda la la demanda | Manolo Barro

La flota de 154 taxis que trabaja este verano en Menorca, incluidos los 32 temporales de Maó, no cubre la demanda de veraneantes que se ha disparado hasta provocar largas colas en algunas paradas de Maó y Ciutadella, principalmente, pero también en urbanizaciones. Los tiempos de espera pueden alargarse hasta una hora en algunos casos.

La Asociación Menorquina de Radio Taxi ha mostrado su indignación por las quejas que reciben los profesionales durante su trabajo, y estima injusto que se les señale a ellos como los causantes del colapso cuando consideran que es el Consell el responsable.

Afirman que el aumento en los precios de los coches de alquiler, en función de la oferta y la demanda, y la reducción de frecuencias en las líneas de autobuses que conectan los municipios con las playas provocan esta saturación que sitúa a los taxistas en la diana de las críticas. Desde el Consell, sin embargo, sostienen que las frecuencias del transporte colectivo público están ajustadas a la demanda.

«Estamos cansados que nos señalen como el problema, cuando no lo somos ni lo hemos creado nosotros», explica el presidente de la Asociación, Antonio Vílchez, quien sostiene que el Consell tiene conductores en ERTE y autobuses parados en cocheras.

El representante del colectivo admite que se ven obligados a no aceptar reservas al    mediodía «porque no tenemos más coches, que están las 24 horas trabajando, y no podemos hacer dos servicios a la vez», lo que les reporta problemas y descontentos con restaurantes y hoteles, especialmente en Ciutadella donde operan 23 coches.

Los taxis han pasado de ser la tercera opción del turista a la primera, «ahora todos quieren ir en taxi para evitar contactos , y porque además los precios de los rent a car han subido», añade Vílchez, «pero nosotros somos los mismos que hace dos años».

El Consell activó las 32 licencias temporales de Maó hace una    semana, pero en cambio las 5 disponibles en Sant Lluís y las otras 4 en Alaior, no han sido solicitadas en estos municipios, lo que contrasta con la falta de vehículos que pueden operar en toda la Isla.

Digna Tur, secretaria de la Asociación y taxista de Sant Lluís, va más allá «no podemos dar más de lo que damos, no vamos a sacar 300 taxis para un mes y medio de trabajo, esto no lo hemos provocado nosotros». Estima que «ha faltado previsión, y si ahora ven que se necesitan más autobuses que los pidan». Tur pide disculpas a los clientes por las largas esperas que puedan producirse, «pero no es por nuestra culpa».

«Si no estuviesen todos en el aeropuerto, habría más taxis disponibles»

El Consell hace lo que le corresponde en relación a la movilidad de la Isla, responde la consellera del área, Francesca Gomis ante las nuevas quejas de la asociación de taxistas.

Rechaza que la institución insular haya reducido rutas o frecuencias esta temporada estival en relación a los servicios a las playas. «Tenemos las mismas rutas a las playas que hay cada año, y en cuanto a las frecuencias las adaptamos en función a la demanda que se va generando».

Para la consellera de Movilidad, la falta de vehículos del taxi en algunas paradas, especialmente en Maó, se debe a que muchos profesionales prefieren ganar carreras en el aeropuerto. «Si no estuviesen todos en el aeropuerto proque saben que los servicios van a ser más suculentos, habría más taxis disponibles».

Recuerda que en Ciutadella no hay licencias temporales y que hasta ahora ni Alaior ni Sant Lluís han solicitado activar las que sí tienen concedidas. «En Maó les autorizamos las temporales en cuanto el Ayuntamiento las pidió, no sé que más podemos hacer».Añade la consellera que la situación de los coches de alquiler no competen al Consell.