Seis ideas para viajar a la península

|

Valorar:

Se busca un cambio de aires. Un destino que ‘en tierra firme’ ayude al viajero a desconectar de la vorágine que invade la isla durante estas semanas. Un respiro, en definitiva, a menos de una hora y con vuelo directo desde Menorca es lo que propone Vueling para estas vacaciones. Estas son algunas de las opciones para dejar la rutina atrás:

Camino de Santiago (Santiago). Siempre es un buen momento para formar parte de él -dejando la intensidad a gusto del consumidor- pero hacer escala en Santiago en año Xacobeo es algo más que una gran idea. La ciudad es en sí misma un camino donde dejarse llevar por el espíritu que contagia a quienes, de alguna manera, necesitan perderse para encontrarse: desde la plaza del Obradoiro, pasando por el mercado de abastos y finalizando en el cabo de Finisterre para contemplar el atardecer.

Museo Reina Sofía (Madrid). Una excusa genial para recorrer la capital en verano esquivando el sol hasta que la ‘caña’ y del bocata de calamares piden paso. El Museo Reina Sofía es un espacio ideal para amantes del arte y para quienes quieren recorrer en una misma visita algunos de las obras más impresionantes del siglo XX, desde el sobrecogedor Guernica de Picasso pasando por el fascinante universo de Dalí en Rostro del Gran Masturbador.

Alhambra y Generalife (Granada). Que sea uno de los monumentos más visitados año tras año da una idea de porqué este conjunto de palacios jardines y fortaleza de estilo andalusí es una visita obligada con la que reencontrarnos con una ciudad que sabe perfectamente estar a la altura -nunca mejor dicho- de la maravilla arquitectónica que la ha hecho famosa. Entre callejuelas y miradores, el viajero se encontrará con un único problema: no saber dónde mirar.

Pueblos Blancos (Málaga). Pocos destinos son tan honestos y descriptivos con quienes deciden visitarlo. Es el caso del conjunto de municipios denominado ‘pueblos blancos’ y que constituye una de esas rutas pintorescas con las que adentrarse en la Andalucía más serrana y apacible. Desde Ronda, seguramente el enclave con más proyección turística, hasta Benaoján, Montejaque, Atajate o Gaucín. Todos proporcionarán al viajero el placer de recorrer sus callejuelas mientras sentimos que el tiempo se detiene.

Caminito del Rey (Málaga). Una senda de vértigo que no deja indiferente a nadie. El Caminito del Rey se ha convertido es uno de los reclamos más singulares de la provincia y no es para menos. Recorrerlo es una experiencia que deja huella entre los visitantes y más si lo hacemos justo 100 años después de que lo recorriera el rey Alfonso III cuando inauguraba el embalse Conde de Guadalhorce. Un paseo ‘real’ y de vértigo que dio nombre a la pasarela que lo caracteriza.

Oceanogràfic (Valencia). Ciudad de artes, ciencias y, más que nunca, de mar. El Oceanogràfic de Valencia no solo ha resignificado la ciudad -cuya silueta la ha dotado de un inconfundible perfil- sino que es por derecho propio una de las atracciones más completas y singulares que ofrece la ciudad al visitante: el acuario más grande de Europa donde se reproducen los ecosistemas marinos más importantes de forma fiel.

En total, Vueling ofrece este verano 10 rutas directas desde Menorca a Bilbao, Asturias, Santiago de Compostela, Madrid, Sevilla, Málaga, Granada, Alicante, Valencia y París, para encontrar la tranquilidad o el movimiento, la aventura o el relax, lo desconocido o lo que no hay que perderse por nada del mundo. Experiencias que cada viajero puede escoger y planificar a través de Vueling Activities de forma fácil y sencilla.

Y recuerda que Vueling implementa los estrictos protocolos de limpieza y desinfección, tanto en los aeropuertos en los que opera como en sus aeronaves, siguiendo todas las medidas de higiene y seguridad sanitaria recomendadas por la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA), como el uso obligatorio de la mascarilla quirúrgica en todo el proceso del vuelo.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.