Crisis del coronavirus

La restauración de Menorca vuelve a las ocupaciones de la prepandemia

El turismo nacional y francés, el más reacio al ‘todo incluido’ de los hoteles, ha devuelto la alegría al sector este verano

|

Valorar:
La actividad es menor en general en las urbanizaciones, aunque los establecimientos de núcleos de gran atractivo turístico disfrutan de un elevado nivel de actividad como se observa en esta fotografía de ayer en Binibèquer. 

La actividad es menor en general en las urbanizaciones, aunque los establecimientos de núcleos de gran atractivo turístico disfrutan de un elevado nivel de actividad como se observa en esta fotografía de ayer en Binibèquer. 

MANOLO BARRO

La hostelería, los restaurantes en particular, han estado todo el invierno en la vanguardia de las restricciones de la lucha contra la covid. Ahora, en verano, son el motor de la actividad y, por tanto, de la recuperación económica. Todos los consultados reconocen que han recuperado el nivel de trabajo de los años prepandemia. Son impresiones porque los números han de esperar a octubre.     

No es fácil encontrar unanimidad en un sector poco dado por lo general al conformismo y que viene de un año de muchas frustraciones. El verano pasado fue bueno pero cargado de incertidumbre y sobre todo muy corto, según recuerdan bien los empresarios.

Los puertos de Maó, Calesfonts incluido, Fornells y Ciutadella son los escenarios    clásicos de la restauración y los que concentran el núcleo de la actividad. Las urbanizaciones, por su parte, han tenido un comienzo y un desarrollo de temporada muy renqueante.

Se explica en la tipología del turismo, «el nacional es predominante y es el que nos da la vida», declara Lázaro Alcaide, del restaurante La Minerva, en el puerto de Maó. «Está siendo buen año desde junio», agrega, lo que significa que la remontada comenzó coincidiendo con la desescalada, empujada por el ánimo colectivo de recuperar buenas sensaciones cuanto antes.

Al turismo nacional aboga también Josep Caules, del restaurante Café Balear de Ciutadella, «el 90 por ciento de la clientela es española sobre todo y francesa», confiesa. «Si no vuelven las restricciones, será una buena temporada. La gente ha perdido el miedo y prefiere la alegría de darse gusto en la mesa», añade.

Los platos de langosta en sus diversas especialidades constituyen un claro síntoma de sus impresiones. La demanda es similar ya a la de los veranos prepandemia, según revelan Serapio Fernñandez de Es Cranc y Es Cran Pelut y    Richard Riera, de Es Port, todos ellos de Fornells, la capital gastronómica de la caldereta de langosta.

También aluden a la calidad del turismo que ha venido este año, «no se ven turistas con pulseras, es un buen síntoma», apunta Riera en alusión a los clientes hoteleros del todo incluido. Comenta que si la incidencia de la pandemia se midiera por las actividad en los restaurantes, pasaría desapercibida, aunque los datos denotan procupación social todavía.

A ello se refiere también Antoni Sansaloni, presidente de la asociación sectorial de PIME, quien se muestra indignado por la falta de control del botellón por el riesgo que conlleva. «Nuestra asociación está enfadada, hemos pagado los platos rotos de la pandemia porque las restricciones han recaído fundamentalmente sobre nuestros negocios. No se puede poner en riesgo ahora el trabajo por los pelagatos de los botellones», señala al tiempo que pide más rigor a la Administración para el control de esas prácticas en las que se pone el foco de la alta incidencia de la covid registrada en las últimas cuatro semanas.       

La corriente de alegría que recorre las riberas portuarias no ha llegado a los núcleos turísticos. «La restauración no ha tenido tanto impulso en las urbanizaciones, dependen del turismo internacional, que se ha retrasado», explica José Bosch de la patronal de la restauración de CAEB

El turismo británico no ha tenido las puertas abiertas para volar al extranjero hasta, de hecho,    comienzos de este mes y otros mercados han retraído su salida al exterior. La oferta complementaria de los núcleos turísticos se están resintiendo de esa política y remontan a menor ritmo.

En datos del segundo trimestre, en Menorca hay 821 empresas de hostelería (comidas y bebidas, según el epígrafe fiscal de actividad) dadas de alta en la Seguridad Social. En conjunto emplean a unas cinco mil personas.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Maripili
Hace un mes

@Jordy i te has descuidat dir que per paga s,ajuntament no els hi cobra ocupament via publica a sobre que tots els bar han aumentat un 20% es preus i tot aso que es deixa de cobrar son duros que indirectament son des poble

Valoración:3menosmas

Don
Hace 2 meses

Si efectivamente,y "solo" nos ha costado 20 muertos en los últimos meses, 6 personas en UCI, y citas a enfermos graves incluso a pacientes oncológicos anuladas. Demasiado caro nos ha salido,han pagado con nuestra salud.

Valoración:16menosmas

Jordy
Hace 2 meses

Que asco ! !!!! Todas a las hacerlas lenas de mesas ,esto se ha ido de las manos y los hosteleros que son como buitres se aprovechan

Valoración:11menosmas

juansinmiedo
Hace 2 meses

Que le pregunten a la restauración de urbanizaciones.

Valoración:21menosmas

Xxx
Hace 2 meses

Si... Claro... Por 1 mes...

Valoración:32menosmas

sargantane
Hace 2 meses

Los precios un verdadero escándalo, s.p.m.=robo. A mi que no me esperen ahora ni después , lo siento mucho.

Valoración:38menosmas

Inyaki
Hace 2 meses

Coche de alquiler y restaurante. El plan de los visitantes.

Valoración:39menosmas

TotPotSer
Hace 2 meses

Sí, pero con unos riesgos importantes generados por el descontrol de St. Joan: y nadie dimite...

Valoración:33menosmas

fina
Hace 2 meses

Menorca tal y como la conocemos tiene los dias contados , la están prostituyendo por cuatro euros , hay que limitar el turismo y proteger y cuidar a los menorquines , no todo vale por la economía , hay algo más en la vida , lo teníamos en menorca , y nos lo están quitando , que pena de sociedad...

Valoración:68menosmas
AOh14GhYHWbgsqX4iSbFITzpV1iytc7iWN_rl5bPpuW2Xg=s96

Havanna7
Hace 2 meses

La realidad es la que es. Económicamente estamos ahogados y no nos podemos permitir restricciones este verano. Además tenemos un 61% de la población mayor de 12 años con pauta completa, y es muy probable que ésta llegue a septiembre con un 75%. Entonces, una vez terminada la temporada deberíamos enlazar con la absoluta normalidad. Porque si ya hemos vacunado a todo aquel que ha querido, lo único que nos queda es seguir con nuestras vidas

Valoración:16menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1