Un vehículo de transporte sanitario en el centro de salud del Canal Salat. | MANOLO BARRO

7

Una mujer fue atropellada gravemente la semana pasada en el polígono industrial de Ciutadella y hubo de ser trasladada en vehículo particular al Canal Salat porque no había ambulancia disponible, según informaciones contrastadas. Casos así se han repetido a lo largo del verano.         

Hay más coches en la carretera y más traslados por covid, dos causas que inciden directamente sobre el trabajo de las ambulancias, «lo habitual es que llegemos a todo, pero a veces vamos desbordados», admite Miguel Triay, delegado sindical de FS-TES.   

Explica que con la carretera saturada cuesta más llegar al destino, es más difícil pasar una caravana de vehículos, y el uso de las ambulancias convencionales para el traslado de positivos por covid implica tareas previas de equipamiento anticontagio de los profesionales y de desinfección del vehículo después, seguridad que conlleva demora.

Respuesta en tiempo

El 061 matiza que del seguimiento diario de la actividad no se puede deducir una situación así, «en Menorca no ha habido saturación», declara Antoni Bellver, gerente del servicio. Señala que las emergencias han sido cubiertas todas «en los tiempos de respuesta que estamos obligados a cumplir», agrega.

Asume que sí puede haber habido demoras en los transportes urgentes diferidos y que pueden haberse dado situaciones puntuales de tener todas las ambulancias cumpliendo algún servicio. Sin embargo, descarta que pueda generalizarse y llegar a la conclusión de insuficiencia.

Triay comenta otra situación peculiar de Menorca, donde no hay servicio privado de ambulacncias como ocurre en Mallorca y Eivissa, lo cual permite una descarga importante de la presión que sufren aquí.     

Reconoce que hasta ahora, en lo que va de verano, ha habido jornadas de gran demanda y tener servicios en cola. Comenta además las dificultades añadidas del tránsito en carretera con vehículos que no ven las señales acústicas y luminosas de las ambulancias, «no nos ven o no nos oyen y nos cuesta más llegar», comenta el delegado sindical a modo explicativo. «Habría hecho falta otra ambulancia», concluye.