5

El plan de mejora de la calidad del aire de Maó ha propuesto la creación de un área de control de emisiones entre algunas de las medidas destinadas a la movilidad portuaria, que también incluyen beneficiar a los barcos más «limpios» o la redacción de un plan de movilidad sostenible del puerto.

En nota de prensa, el Govern ha destacado que estas son algunas de las 61 medidas que están incluidas en el Plan, presentado este viernes por el vicepresidente y conseller de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática, Juan Pedro Yllanes.

Durante el acto, el vicepresidente ha recordado que se trata de un proyecto que el Govern, el Ayuntamiento de Maó y el Consell de Menorca empezaron a trabajar en junio de 2017, con la intención de aprobarlo en septiembre de 2021.

«Maó tiene que apostar por ser un referente en Baleares y en el Mediterráneo», ha señalado Yllanes, quien ha defendido que, «con estas medidas, se responden a las reivindicaciones realizadas desde la isla en los últimos años para hacer de Maó una ciudad más saludable y sostenible en la lucha contra el cambio climático».

Durante su intervención, el vicepresidente ha destacado dos medidas, como la creación de la zona de bajas emisiones y el reciente anuncio hecho desde el Govern de limitar el funcionamiento de los motores diesel a un máximo de 500 horas anuales en la central térmica de Maó.

Al acto han asistido también el conseller de Medio Ambiente y Reserva de Biosfera del Consell de Menorca, Josep Juaneda; el alcalde de Maó, Héctor Pons; y el director general de Energía y Cambio Climático, Pep Malagrava.

Éste último ha remarcado que la calidad del aire en Maó, a pesar de ser buena en líneas generales, «tiene que ir mejorando por una cuestión de salud pública».

«La reducción de emisiones es un primer paso, pero hay que seguir implementando energías renovables y reduciendo las emisiones de puertos y aeropuertos con la ayuda de AENA y la Autoridad Portuaria, que son los dos grandes focos emisores», ha manifestado.

Por su parte, Juaneda ha explicado que la redacción del plan de calidad del aire de Mahón es una de las acciones enmarcadas en el Plan de Acción de la Reserva de Biosfera. Todas las medidas que se contemplan en el mismo van en línea con los objetivos de la estrategia Menorca 2030.

Asimismo, el alcalde de Mahón ha recordado el compromiso «histórico» de la ciudad con la conservación del medio ambiente y el desarrollo sostenible y ha argumentado que este plan de mejora «es un ejemplo de que el trabajo coordinado entre las diferentes administraciones es capaz de transformar voluntades políticas con hechos concretos».

Un plan de 61 medidas

El plan incluye 61 medidas, diferenciadas en cinco bloques de actuación: movilidad terrestre, eficiencia energética, seguimiento y reducción de las emisiones en episodios de alta contaminación, movilidad aeroportuaria y otras.

En cuanto a movilidad terrestre, se proponen hasta 14 líneas de actuación. Entre ellas, destaca la mejora del servicio y la oferta del transporte público existente en Menorca, la gestión de forma adecuada de la movilidad en grandes centros de trabajo, la creación de aparcamientos seguros y con cargadores eléctricos cerca de las estaciones de transporte público o la realización de campañas para el fomento de la movilidad saludable, especialmente dirigidas al colectivo de estudiantes.

En relación a la eficiencia energética, la implantación de energías renovables juega un papel importante, con propuestas como la de velar por la instalación de placas fotovoltaicas en grandes cubiertas, cumplir con la obligatoriedad de hacer un cálculo anual de huella de carbono y un plan de reducción de emisiones por parte de grandes y medianas empresas, optimizar los servicios de distribución urbana de mercancías o limitar la dispersión por el territorio de viviendas, equipamientos y servicios.

En el tercer bloque de actuaciones, dedicado a evitar episodios de alta contaminación, el plan recomienda realizar campañas de sensibilización sobre la contaminación atmosférica, fomentar la participación por parte de la población en la medición voluntaria de la calidad del aire, introducir el factor de contaminación atmosférica en la vigilancia epidemiológica, revisar el inventario de emisiones existente a nivel municipal y estudiar la calidad del aire con sensores pasivos.

A nivel aeroportuario, se propone redactar un plan de mejora de calidad del aire del aeropuerto de Maó, así como un plan de movilidad sostenible, la ambientación de la flota terrestre y del equipamiento, optimizar la movilidad de los aviones dentro de la pista o la correcta integración urbana del sistema general aeroportuario.

Finalmente, el plan apuesta por la continuidad del Instituto Balear de la Energía (IBE), por el estudio y creación de conectores verdes y por el fomento de la agricultura ecológica.