Un grupo de escolares, en fila para entrar a clase | Gemma Andreu

17

La norma acordada por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud que establece el uso obligatorio de la mascarilla en exteriores, siempre que no se pueda mantener la distancia de seguridad de un metro y medio entre personas, sigue vigente para todo el mundo, tanto en la calle como en las terrazas, los parques o los patios de las escuelas, pese a la evolución a la baja de la pandemia y a que, en la práctica, muchos se la saltan. Relajar el uso de la mascarilla en las zonas exteriores de los centros docentes es la petición de un grupo de familias que este viernes día 15 llevará su protesta ante la delegación de la Conselleria balear de Educación en Maó. La concentración está impulsada por la Associació de Pares i Mares (Apima) del CEIP Tramuntana de Maó, que hace una llamada bajo el lema «Mascaretes al pati no!» a que otras familias se unan.

Asociaciones de padres y madres de otros centros de la Isla, como el ‘Mestre Duran’ de Alaior, el ‘Francesc d’Albranca’ y el ‘Antoni Juan Alemany’ de Maó estarían a favor de adherirse a esta petición, y otros, como el ‘Pere Casasnovas’ de Ciutadella, todavía están en proceso de consultárselo a las familias asociadas.

La consellera balear de Salud, Patricia Gómez, en su última comparecencia para informar sobre las campañas de vacunación de gripe y covid-19, se refirió al uso de la mascarilla y la posible relajación de la medida en los patios de los colegios. En este sentido Gómez recordó que es una norma acordada en el Consejo Interterritorial, un protocolo para toda España, y que «si no se puede mantener un metro y medio de distancia en el exterior hay que usar la mascarilla». La responsable de Salud también admitió que con las buenas cifras de la pandemia las medidas sobre la covid-19 se van a ir revisando y que la norma sobre la mascarilla y su uso obligatorio    en exteriores «podría ser la primera en plantearse», y eso incluiría los patios de las escuelas. Aún así la consellera recalcó que los niños son la población que no está vacunada y por tanto «tienen más riesgo de contagio y de transmitir la enfemedad», y aseguró que «queremos que el colegio sea un espacio seguro».

En otras islas también hay familias que se organizan para pedir el fin de la mascarilla en el patio y así lo han reclamado a la Conselleria de Educación, que en principio tiene previsto revisar, junto con la Conselleria de Salud, todas las medidas de seguridad en los centros docentes al finalizar el primer trimestre del curso. Las apimas de Menorca se suman a esta reivindicación y al manifiesto presentado.