El responsable del Servicio de Prevención y Extinción de Incendios de Menorca, Joan Gorrías, no comprende la negativa del Consell a cubrir, al menos, las cinco vacantes que hay en la plantilla | Gemma Andreu

9

Lejos de aportar estabilidad de personal al Servicio de Prevención y Extinción de Incendios del Consell, la renovada bolsa de bomberos interinos ha causado una situación paradójica. Ahora hay profesionales formados y disponibles para cubrir las 10 vacantes de la plantilla, pero por el momento la institución insular solo ha contratado a cinco.

La situación no solo ha puesto en pie de guerra a los bomberos que completaron la oposición y el exigente curso de formación realizado por los 18 mejores aspirantes, de los que 13 siguen sin trabajar, sino que también ha llevado al jefe del servicio, Joan Gorrías, a mostrar su disconformidad con el Consell.

En sus sucesivos informes, el sargento del cuerpo de bomberos, advertía de la urgente necesidad de dotar a cada turno de un mínimo de cuatro efectivos, un cabo y tres bomberos. Como quiera que continúan cinco plazas vacantes, dotadas en los presupuestos de este año y del anterior, Gorrías ha presentado por escrito un documento en la institución insular a la que pide que asuma la responsabilidad de lo que pudiera suceder en caso de que ocurriera un siniestro trascendente y el personal no fuera suficiente para garantizar la seguridad del ciudadano y de los bomberos que intervinieran en él. «Siempre mis informes habían sido internos, pero en este caso sí le di registro de entrada», razona Gorrías. «Con todos los respetos, los responsables del Consell que consideran que cubrir esas cinco plazas no está justificado, que también asuman la responsabilidad si pasa algo y la respuesta no es la necesaria».

La consellera de Cooperación Local, Cristina Gómez, argumentó en su momento que el aumento de la plantilla estaba pendiente del Plan Estratégico del Servicio, que estará listo a final de año.Dijo además, que en todo caso, el servicio está mancomunado y costeado por ayuntamientos y Consell, y serán todos quienes decidan en qué medida puede aumentarse.

Gorrías indica al respecto que, con toda probabilidad, el futuro plan indicará que la plantilla debe ser ampliada, cuando ahora de lo que se trata es de cubrir las vacantes existentes. «Hemos hecho un gran esfuerzo organizando el que ha sido, probablemente, el mejor curso de Balears para formación de bomberos, y ahora no entiendo que no se puedan cubrir las plazas existentes para asegurar el servicio, no lo puedo aceptar», subraya el jefe del cuerpo. Gorrías, ante el inminente final de su carrera profesional, asegura que «quiero ser coherente y responsable hasta el final, de ahí que haga esta petición».