Trabajadores en el exterior de la nave del servicio de limpieza de Maó, este viernes por la noche | Gemma Andreu

8

Tras casi tres horas de asamblea, los trabajadores de la recogida de basuras y limpieza viaria aprobaron este viernes la tarde seguir con la huelga indefinida que iniciaron la noche del jueves en 49 municipios de Mallorca y toda Menorca.

Los trabajadores votaron la decisión después de que los representantes de CCOO explicaran las propuestas que les ofrecía la patronal. Al final el resultado de la votación fue muy ajustado con 148 votos a favor de mantener los paros generales y 141 en contra. Por lo que solo hubo siete votos de diferencia.

Maó, Alaior y Es Castell han sido los tres municipios afectados en la primera jornada de la huelga de basuras convocada el jueves por Comisiones Obreras para reclamar un nuevo convenio colectivo que mejore las retribuciones de los trabajadores de Balears y las equipare, independientemente de la empresa a la que pertenezcan.

En la mañana de este viernes se anunció un preacuerdo entre el sindicato y las patronales, alcanzado a última hora de la noche del jueves, cuando ya se había iniciado el paro del que finalmente se había desmarcado UGT. El preacuerdo quedaba pendiente de ratificación por la asamblea, lo que finalmente no ha sucedido.

En Menorca el seguimiento de la primera jornada resultó muy inferior a las previsiones del sindicato convocante. En Ciutadella, Es Mercadal, Es Migjorn, Ferreries y Sant Lluís los camiones de recogida de sus respectivas empresas, FCC y Antonio Gomila, operaron con normalidad.

La zona donde sí prosperó la huelga fue la del levante insular, a excepción de Sant Lluís. Los piquetes se situaron frente a la nave de FCC en el Polígono Industrial de Maó, desde donde salen los camiones para los tres municipios indicados. Finalmente, la empresa, para evitar tensiones y conflictos entre trabajadores, optó porque los vehículos permanecieran en sus aparcamientos, aunque no con la aprobación de todos los empleados.

Sí se permitió la salida de dos    camiones para realizar la recogida tanto en los centros sanitarios y geriátricos    como en los educativos. En todo caso, la presencia del piquete frente a la nave de Maó hizo que no se pudieran cumplir los servicios mínimos del 75 por ciento dictados por el Govern, con los que estaba en desacuerdo el sindicando convocante.

En cuanto a la limpieza de día se dieron las mismas circunstancias que en la noche anterior, por lo que solo los empleados de Maó y Es Castell no salieron, mientras que en Alaior sí lo hicieron los que tienen sus utensilios de trabajo en un lugar del propio municipio.