Un hombre camina frente al acceso del servicio de Urgencias del hospital menorquín | Josep Bagur Gomila

15

«No ha habido ninguna saturación». Esta es la lacónica respuesta que ha ofrecido la consellera de Salud y Consumo, Patricia Gómez, a una pregunta parlamentaria formulada por el Grupo Popular sobre la atención en el servicio de Urgencias del Hospital Mateu Orfila el pasado verano. El diputado menorquín del PP, Juan Manuel Lafuente, solicitó a la titular de sanidad una valoración por escrito sobre la «saturación del servicio de Urgencias del Hospital Mateu Orfila durante este verano», a lo que Gómez ha respondido con las cinco palabras que encabezan este artículo, negando que se haya producido tal situación.

En relación a esta respuesta en el Parlament, el Sindicato Médico de Baleares (Simebal) remite a la hemeroteca y su delegado en Menorca, Claudio Triay, tacha de «broma de mal gusto» la contestación de la consellera a la oposición en la Cámara balear. «Me parece increíble, no ha pasado por la sala de espera en agosto, la invito a que lo haga, no ha habido planificación ni previsión, con la covid-19 todavía activa se pensaron que no vendría turismo y todos los servicios se han visto desbordados por una demanda imprevista, y eso también ha tenido su repercusión en la sanidad», asegura Triay.

El representante de los médicos afirma que le gustaría saber «en qué números se basa la consellera para dar esa respuesta» y añade que «o ignora lo que ocurre en Menorca o sus fuentes están contaminadas», al tiempo que considera que con la frase ofrecida en la respuesta parlamentaria, sin más argumentación, «parece que se ríe de los pacientes y de los profesionales».

El pasado julio la media de visitas diarias llegaba al centenar, según la estadística proporcionada por el propio IB-Salut en Menorca, y en agosto hubo algunos días que se alcanzaron entre 120 y 130 visitas de media, superando los tres mil pacientes atendidos en el mes punta de la temporada turística. Ahora que el verano ya ha pasado Simebal espera que haya más previsión para el de 2022 y lo que más inquieta al sindicato es «qué van a hacer para captar y fidelizar médicos, qué medidas van a adoptar porque cada vez hay más problemas para contar con profesionales, tenemos una gran preocupación porque la Administración no está haciendo nada para que Balears sea un destino atractivo para captar médicos y otras comunidades sí, están incrementando las retribuciones mientras que aquí se nos dan migajas», declara.