La violencia de las aguas del torrente hizo que este arrancara trozos del pavimento. | Josep Bagur

0

El Ayuntamiento de Ferreries ha recibido más de setenta solicitudes de ayudas por los daños sufridos a raíz de las lluvias torrenciales del pasado septiembre, tanto de particulares como de empresas, aunque la cifra total de peticionarios es superior, ya que algunas instancias se han dirigido directamente a la Dirección Insular de la Administración General del Estado (AGE) o la Delegación del Gobierno a través de gestorías o por parte de los propios afectados.

En cuanto a los daños materiales sufridos por el propio Consistorio, este calcula que en patrimonio público, sobre todo por los graves desperfectos sufridos en la nave municipal, los vehículos y la red de caminos, la riada tiene un coste de alrededor de 240.000 euros.

La alcaldesa de Ferreries, Joana Febrer, declaró ayer que «el cálculo de las pérdidas es complejo, crees que has hecho el recuento completo y luego puede que una maquinaria no funcione, van saliendo más cosas». En ese inventario de daños están tres vehículos municipales y uno de ProtecciónCivil. Febrer agradece el apoyo del Consell, cuyos técnicos han colaborado con el Ayuntamiento para evaluar las pérdidas, especialmente en la red de caminos, y también a la Dirección General de Recursos Hídricos que actúa ya en la reparación de los daños en los cauces del torrente.

En cuanto a las instancias recibidas, Febrer asegura que han recogido 17 de particulares, la mayoría de ellos propietarios de huertos; nueve de empresas, las más afectadas; 22 de llocs o fincas agrícolas; y 23 relativas a coches arrastrados y golpeados por la riada. En los casos de las SRM (Sociedad Rural Menorquina) y las SL (Sociedad Limitada), se les requirió que además de las instancias en el municipio presentarán también la petición a la DirecciónInsular de la AGE. Tanto empresas como particulares, además de presentar sus solicitudes al Ayuntamiento y el resto de administraciones, «deben dirigirse también a sus compañías de seguros», recuerda la alcaldesa, y en el caso de los vehículos, cuando se trata de daños producidos por riesgos extraordinarios, como los fenómenos de la naturaleza, es el Consorcio de Seguros quien asume las indemnizaciones. En cuanto al tipo de daños comunicados, además de los destrozos en coches, la mayoría son en caminos rurales, paredes secas, torrentes, pérdida de cultivos y corrimientos de tierra por el efecto devastador del agua.