Armengol y Mora, este miércoles en Torre d’en Galmés | Gemma Andreu

4

La presidenta del Consell, Susana Mora, declaró este miércoles que los recursos que el Estado destina al factor de insularidad, 110 millones de euros anuales durante cuatro años, «no tiene nada que ver con el convenio de carreteras». En su opinión, el dinero del REB se destina a compensar a las Islas por sus diferencias de costes con las regiones peninsulares, por eso reivindica que se negocie un nuevo convenio de carreteras, que permita financiar la reforma pendiente de la carretera general, cuyo coste es de 22 millones de euros en cuatro años.

Susana Mora realizó estas declaraciones este miércoles después de las que hizo la presidenta del Govern, que visitó la Isla, sobre el mismo tema. Francina Armengol dijo que «las inversiones en carrreteras en Menorca están aseguradas», aunque en lugar de plantear la necesidad de negociar un nuevo convenio, se refirió a que la mejora de financiación del Consell, «casi ocho millones este año» y los recursos procedentes de fondos europeos permiten llevar a cabo las inversiones en carreteras y en muchos otros ámbitos. Dejó abierta la puerta a que si el Consell necesita una financiación adicional para llevar a cabo inversiones en carreteras siempre existe la posibilida de negociar con el Gobierno.

Con un planteamiento federalista del que ya hizo gala en la última sesión del Parlament, la presidenta afirmó que la institución que decide qué proyectos menorquines se incluyen en el Plan Estratégico de los fondos europeos es el Consell.

La presidenta menorquina, Susana Mora, recordó que las carreteras son una competencia propia del Consell, reiteró que las obras no se demorarán porque se van a anticipar fondos propios del Consell, aunque reclama que la obra sea pagada por el Estado como estaba previsto en el convenio de carreteras.