Estado actual del subterráneo hallado bajo el escenario del teatro de Es Castell y que se había rellenado con escombros, entre los que se han hallado los restos de piezas antiguas. | Gemma Andreu

0

El proyecto de rehabilitación del Café Teatro Salón de Es Castell ha puesto al descubierto una parte escondida de la historia del edificio y por tanto del municipio en el siglo XIX. Los trabajos previos a la elaboración del proyecto de recuperación destaparon la existencia de un subterráneo debajo del escenario, una planta que se extiende también bajo la zona del público de la antigua sala de variedades y que pertenecería a la vivienda original. El hallazgo no acaba ahí.

Según explica el arqueólogo Borja Corral, ese subterráneo se había rellenado con escombros entre los cuales han aparecido piezas de la vida cotidiana de mediados del siglo XIX y algún elemento también de finales del XVIII, sobre todo restos de cazuelas y ollas de alfarería común y vajilla de mesa de loza más fina, pero también otros objetos curiosos como pipas de fumar. Todo ello está ahora mismo en proceso de catalogación y estudio.

Menorca Es Castell / Gemma Andreu / antiguo cafe teatro El Salon / ca
Fotos: Gemma Andreu

«Hay mucho trabajo todavía qué hacer, las piezas estaban mezcladas con mortero y cal, requieren un tratamiento minucioso de limpieza y reconstrucción, todo esto son las impresiones preliminares», afirma. Corral trabaja junto a otro arqueólogo, Carlos de Salort. Juntos investigan y trazan la historia del inmueble y del pueblo haciendo catas y examinando tanto los restos como la estructura de la casa. Su entusiasmo es evidente, porque toda la planta subterránea que ha visto la luz con las obras coincide en el tiempo con los orígenes de Es Castell, y los restos del XIX proceden de un momento en el que el pueblo «tenía una vida interesantísima en torno al puerto».

«Esperamos en el futuro poder compartir estos hallazgos con toda Menorca», asegura, «y que se puedan plasmar en una publicación, para poner en valor la arqueología del XIX, que en ocasiones se relega por la de épocas anteriores y pasa a un segundo plano». Corral defiende la arqueología contemporánea y explica que, de la mano del trabajo de las catas, la recuperación y catalogación de los objetos encontrados hay también un estudio histórico, que realiza Carlos de Salort, con material fotográfico y entrevistas a personas que han estado vinculadas a este espacio tan significativo del municipio.

Menorca Es Castell / Gemma Andreu / antiguo cafe teatro El Salon / ca
El arqueólogo Borja Corral en la obra, con los planos del inmueble. Foto: Gemma Andreu

De la casa original, anterior incluso al propio edificio actual del Consistorio y sobre la que después se construyó el teatro, solo quedan los cimientos y el subterráneo que ahora se ha descubierto. No hay registros anteriores a 1869, fecha en la que se fundó el Casino La Armonía por Joan Ludovid Damas. En esa época en el interior de la sala el suelo era de tarima de madera, y con posterioridad, cuando ya en el siglo XX, en la década de 1930, el local lo ocupó la fábrica de calzado de Carles Homs, se revistió con una solera de cemento; sobre esta última llegó el embaldosado al convertirse en sala de variedades, uso que tuvo desde 1983 hasta su cierre en 2004 ya con el nombre de Café Teatro Salón. Una historia escrita en capas de piedra y materiales de construcción, en restos que los arqueólogos ahora recomponen para que formen parte de la memoria del pueblo. Las catas van a continuar en otras zonas del inmueble, no solo en la sala del teatro propiamente dicha sino también en el resto de dependencias.

El informe arqueológico y de patrimonio es necesario para readaptar el proyecto de la obra de rehabilitación del edificio de la calle Victori, adquirido por el Ayuntamiento de Es Castell por 378.000 euros en 2020. El objetivo es transformarlo en una sala multifuncional pero respetando su valor histórico y algunos elementos tradicionales de la casa, ya que el Teatro Salón está inscrito en elCatálogo de Protección del Patrimonio Histórico de Es Castell.