El monolito al alcalde asesinado se retiró el pasado mes de marzo

Francisco Gimier Sintes, alcalde de Es Castell entre 1924 y 1930, tendrá una placa que recordará su asesinato en la puerta del campo santo de la localidad donde hasta el pasado marzo se ubicaba un monolito en su memoria. Otra cuestión es el texto que aparecerá en la losa después de que el gobierno municipal decidiera dar marcha atrás en el contenido que habían consensuado todas las fuerzas del consistorio en una comisión de urbanismo celebrada hace un par de meses. En esa reunión también se acordó, a propuesta del PP, que la placa sustituta del monolito retirado el pasado marzo en recuerdo del alcalde, porque incluía simbología franquista en cumplimiento de la Ley de Memoria Democrática, se hiciera en el interior del cementerio el 16 de noviembre, coincidiendo con la fecha de su asesinato en 1936.

El nuevo texto propuesto por el equipo que preside Joana Escandell se trasladó esta semana al resto de fuerzas políticas retirando la referencia a la Guerra Civil, como aparecía en el texto acordado, para despojarlo de cualquier contenido político. Gimier fue asesinado por un grupo de militares y paisanos pero no por su ideología, sino por venganza, aunque los hechos no fueron investigados ni castigados en su día.

Así, el nuevo párrafo solo haría referencia a que Francesc Gimier fue asesinado en la puerta del cementerio, la fecha, y una coletilla que reza: «Su memoria nos guía para vivir en paz y libertad». El texto inicial incluía un recuerdo a cuantos «sufrieron las desastrosas consecuencias de la Guerra Civil y la postguerra».

Ahora, los otros partidos deberán dar el visto bueno a la rectificación que podría votarse en el pleno de esta semana para que la placa pudiera colocarse el 16 de noviembre.

El paso atrás del gobierno municipal se ha producido después de que la pasada semana la Comisión de Asuntos Institucionales del Parlament rechazara la propuesta del Partido Popular para que la institución se sumara al homenaje al exalcalde. El PP también había rectificado su propuesta que en un principio pedía la restitución del monolito, pero tras el consenso en el Ayuntamiento de Es Castell la adaptó a la colocación de la placa dentro del cementerio.

La proposición no de ley solo obtuvo el voto favorable de Ciudadanos, y del PP. Todas las fuerzas de izquierda se opusieron indicando que la derecha se había querido apropiar de un asesinato que nada tuvo que ver con la Guerra Civil.