Zanjas abiertas para pasar el cableado de las nuevas luminarias.

El Ayuntamiento de Maó prevé ahorrarse el 86 por ciento del coste de mantener iluminado el Passeig Marítim de la ciudad cuando culmine el proceso de sustitución de las farolas actuales por luces led. De momento ya se ha empezado a trabajar en la primera fase del proyecto, la que va desde el cruce con la Avinguda Port Maó con el aparcamiento de Sa Punta. En este tramo se calcula una reducción de potencia de más de 4 kilowatios, según afirman desde el Consistorio.

El alcalde de Maó, Héctor Pons, recordó que el Passeig Marítim «es una de las zonas más importantes de la ciudad desde el punto de vista turístico, y por su relación con el puerto» y señaló que la instalación de luces led «permitirá mejorar la calidad de la iluminación en este entorno, mejorar la eficiencia energética y evitar las averías de farolas que se solían producir».

El Ayuntamiento de Maó tiene previsto invertir en esta primera fase una partida de 99.631,45 euros, IVA incluido, y el plazo de ejecución de los trabajos es de 45 días, según consta en la Plataforma de Contratación del Estado.

El municipio se halla inmerso en un plan de sustitución progresiva del alumbrado público por tecnología que reduza el consumo de electricidad, permitan un ahorro en la factura que abona el Ayuntamiento, y al mismo tiempo contribuya a reducir las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

Las próximas actuaciones municipales en el Passeig Marítim, avanzó Héctor Pons, serán la mejora de las aceras y del entorno urbano.