La lectura de los contadores, a cargo de los distribuidores, también incide en los retrasos | Josep Bagur Gomila

La paciencia de centenares de clientes de Endesa se agota a medida que transcurre el tiempo y continúan sin recibir las facturas del consumo de electricidad, en algunos casos con demoras de hasta seis meses. La Dirección General de Consumo acumula denuncias en toda España, también en Menorca, por el trastorno que supone para su economía familiar esta demora considerando que deberán asumir los pagos atrasados cuando estos comiencen a llegar.

Desde Endesa en Balears asumen este retraso, que justifican por los cambios derivados de los reales decretos aprobados por el Gobierno desde el pasado mes de marzo, desde las nuevas tarifas a la reducción de impuestos. Adecuar esas continuas modificaciones legales a los sistemas informáticos de la compañía, de acuerdo con los distribuidores, es la causa de los retrasos. En todo caso, Endesa aseguró esta semana que en el plazo de dos semanas estará lista la solución definitiva para normalizar la facturación.

La modificación de la estructura de peajes, la rebaja del IVA, o el cambio en el formato de la factura, entre otros, ha motivado un cambio estructural que ha impactado en la factura, explica Maria Magdalena Frau, responsable de comunicación.

Son las distribuidoras las que miden los contadores. Con las nuevas tarifas el consumo puede variar en algunas horas al día a un precio, mientras el coste de la energía es otro. «Adaptar los sistemas para emitir más de 10 millones de facturas causa estos retrasos pese al esfuerzo que hacemos», sostiene Frau.

A medida que se normalice la situación y el cliente empiece a recibir las facturas atrasadas podrá ponerse en contacto con su distribuidor para solicitar un fraccionamiento de los pagos pendientes, aunque estos ya hayan sido cargados en su cuenta, por lo que deberá tramitar su devolución «sin que deba suponerle ningún coste», asegura Endesa.

Otros clientes se han quejado por la falta de información, aunque Endesa esgrime que las distribuidoras están al corriente y son ellas las que deben comunicárselo a sus usuarios. En todo caso pueden acudir a todos los puntos de información que hay en la Isla.

Sin embargo, ya a principios de verano Facua-Consumidores en Acción alertó de que un fallo en los sistemas informáticos de Endesa, tras actualizar su sistema de facturación, había provocado que llevara nueve meses sin emitir ni cobrar cientos de miles de recibos.